Sony acaba de anunciar el nuevo Walkman A15, un diminuto y atractivo reproductor pensado para música en altar resolución, o high-resolution audio, como lo denomina la japonesa. No es el primer reproductor que se centra en este frente, el Pono de Neil Young también está en ello. Y ahora ya tiene nueva competición de este pequeño Walkman.

Advertisement

El Walkman NWZ-A15 soporta todos los codecs que esperas de un sólido reproductor musical, pero además añade componentes de alta calidad, tanto en hardware como en puro diseño. Cuenta con 64 GB de almacenamiento ampliables con microSD. Y también viene con Bluetooth integrado, algo que en el fondo te haría perder toda esa alta fidelidad que promete y por la que estás pagando 200 euros / 300 dólares, que es lo que cuesta este aparato.

El equipo actual tiene un interfaz tremendamente simple y una pantalla LCD de 2,2 pulgadas de muy baja resolución (320 x 240 píxeles). No es táctil. Aunque tampoco en principio la necesitas en un equipo tan reducido. El éxito del Pono de Neil Young demostró que hay de verdad interés por un reproductor de música individual (fuera de tu móvil o tableta) y para escuchar música con alta calidad. Sin embargo, no todo el mundo está de acuerdo (con razón) sobre que esa supuesta alta fidelidad, más allá de la del CD, sea realmente perceptible. Desde luego, la calidad es mejor que el streaming, pero ¿mucho más que lo que ofrece un CD? ¿Hay realmente mercado para este tipo de reproductores? Veremos.

Advertisement