BlackBerry subió ayer en Bolsa casi un 15%. Increíble. Pero no, no es por las cifras de ventas del nuevo smartphone Z10. Es por las declaraciones del jefe de la china Lenovo asegurando, de nuevo, que comprar BlackBerry es una opción. ¿Tendría sentido?

Sobre el papel sí. Lenovo ya ha entrado en el mercado de tabletas, sus cuentas están mejor que nunca y quiere colarse desesperadamente en smartphones. BlackBerry está en una situación de ahora o nunca, de doble o nada. Si BB10 y el Z10 no funcionan, tendrá que buscar opciones: ¿vender?, ¿licenciar sus sistema operativo?... El problema: se trata de una operación muy arriesgada entre dos grandes firmas con el gobierno canadiense de por medio. Complicado que ocurra pronto.

Advertisement

El jefe de Lenovo, Yang Yuanqing, lo lleva diciendo una y otra vez. El pasado enero comentó lo siguiente a un periódico chino: "La estrategia más importante para Lenovo es explorar los equipos móviles en los que Apple y Samsung dominan el mercado". Más claro imposible. La cuestión es cómo y con quién dar el próximo paso.

Lenovo se puede permitir comprar BlackBerry. La china es el 2º fabricante mundial de PCs y, a pesar de la caída en este segmento, consiguió aumentar un 34% sus beneficios durante el último trimestre reportado. En China, la compañía vendió 9 millones de smartphones en los tres últimos meses. Si contamos tablets, laptops y smartphones como "equipos móviles", Lenovo es ya el tercer fabricante mundial.

Pero le falta colarse en la gama media y alta de smartphones. Y ahí es donde puede entrar BlackBerry.

Advertisement

La canadiense simplemente está ganando tiempo. Si su apuesta por BB10 funciona, podrá seguir el viaje sola. Si no lo hace, tendrá que buscar opciones. Ahora mismo, dada la intensa competencia en el mercado de smartphones, con Samsung a punto de llevarse toda la atención con su Galaxy S IV, Apple a punto de hacerlo poco después, y con HTC, Sony o Nokia apretando, BlackBerry está más cerca del abismo que del cielo.

El problema en todo esto es que una adquisición son palabras mayores. Para Lenovo si sale mal; para BlackBerry porque supone admitir derrota, y para el gobierno canadiense que "pierde" su compañía más internacional. Como dice un analista de Morningstar a Reuters, "Canadá trata a BlackBerry y sus patentes como la joya de la corona y no vería a la ligera una oferta de compra".

Advertisement

BlackBerry es una empresa privada, puede hacer lo que quiera, pero la posición del gobierno sería un obstáculo más a salvar.

De momento parece improbable que veamos alguna decisión en los próximos meses. Hasta mediados o finales de año no sabremos a ciencia cierta si BlackBerry puede sobrevivir sola. Si BB10, el Z10 y el Q10 fracasan, Lenovo, seguro, estará ahí para aprovechar su oportunidad. Sea en forma de compra completa o de licencia de BB10, está por ver.

Foto: Thorsten Heins, consejero delegado de BlackBerry / AP