Uno de los rinocerontes negros capturados en Nairobi para su traslado.
Photo: AP Images

El servicio de conservación de la fauna salvaje de Kenia trasladó este mes a 11 rinocerontes negros a un nuevo emplazamiento más seguro en una reserva natural. 10 de los animales han muerto por beber agua que no era apta para ellos. El undécimo tuvo más suerte. Se salvó porque lo atacó un león.

¬ŅC√≥mo pudo pasar? Los animales se trasladaban desde los parques naturales de Nairobi y el lago Nakuru a una regi√≥n del Parque Natural Tsavo. El objetivo era comenzar una nueva poblaci√≥n en ese parque, pero los animales se ubicaron en una zona en la que el agua era demasiado salada.

Los altos niveles de sal del agua provocaron que los rinocerontes sintieran a√ļn m√°s sed. Los animales siguieron bebiendo y bebiendo, lo que acab√≥ provoc√°ndoles √ļlceras g√°stricas, deshidrataci√≥n severa e infecciones respiratorias. El √ļnico animal que sobrevivi√≥ lo hizo solo porque a su llegada al nuevo emplazamiento un le√≥n lo atac√≥ y los veterinarios lo trasladaron de nuevo para curar sus heridas.

Lo peor es que los encargados de conservación del parque ya habían realizado estudios sobre esa localización y esos estudios ya especificaban que el agua no era apta para el consumo. Aparentemente nadie leyó esos estudios.

Advertisement

La desastrosa operación de traslado no ha tardado en llamar la atención del Ministro de Turismo de Kenia, Najib Balala, que ha acusado al departamento de conservación de negligencia. Varios oficiales han sido suspendidos ya. El rinoceronte negro es una especie en peligro crítico de extinción. Solo quedan alrededor de 5.000 ejemplares en el mundo, de los que 745 están en Kenia. La caza furtiva ha diezmado tanto a estos animales que los expertos en conservación tienen que trasladar con cuidado la población restante para evitar que sus genes se empobrezcan por falta de diversidad genética. [vía CNN]