El martes, un empleado de la reserva natural de Sibuya, en Sudáfrica, vio restos humanos cerca de una manada de leones. Al día siguiente, el veterinario de la reserva disparó dardos tranquilizantes contra los animales y la policía descubrió que se habían dado un festín de cazadores furtivos.

Eran al menos tres hombres, a juzgar por el n√ļmero de zapatos y guantes que fueron localizados junto a los restos. Hab√≠an irrumpido en la reserva con un rifle de gran calibre, un silenciador, cortadores de alambre, un hacha peque√Īa y comida para varios d√≠as. A falta de que un equipo forense examine los restos, parece claro que ven√≠an a cortar cuernos de rinoceronte cuando fueron sorprendidos por seis leones que acabaron devor√°ndolos.

Advertisement

‚ÄúDoy las gracias a mis leones por salvar a nuestros rinocerontes de otro ataque violento‚ÄĚ, dijo a BuzzFeed News el due√Īo de la reserva, Nick Fox. Esta no es la primera vez que Fox se cruza con los cazadores furtivos. En 2016, tres rinocerontes del parque fueron asesinados para obtener sus cuernos. Uno de ellos hab√≠a sido ‚Äúcriado a mano‚ÄĚ por los empleados de Sibuya.

Hoy en d√≠a solo quedan 30.000 rinocerontes en todo el mundo. M√°s de 7000 han sido asesinados en Sud√°frica durante la √ļltima d√©cada. Les cortan el cuerno y lo venden a precio de oro en pa√≠ses como China y Vietnam, donde le atribuyen propiedades afrodisiacas y medicinales. Algunas subespecies, como el rinoceronte blanco del norte, han desaparecido delante de nuestros ojos.

[BuzzFeed]