Foto: Justine Latton

Una mujer llamada Justine Latton public├│ esta foto en un grupo p├║blico de Facebook dedicado a hablar sobre los invertebrados que habitan en la isla australiana de Tasmania. Su esposo, Adam, capt├│ el almuerzo brutal en un albergue de esqu├ş en el Parque Nacional Mount Field de la isla hace unas semanas, le explic├│ a Gizmodo en un mensaje de Facebook.

ÔÇťLas zarig├╝eyas pigmeas son bastante comunes all├şÔÇŁ, dijo Latton. ÔÇťConsideramos que la ara├▒a probablemente solo vio una oportunidad y la aprovech├│ÔÇŁ.

Foto: Justine Latton

Las arañas huntsman son arácnidos enormes que reciben su nombre por la forma en que cazan activamente sus presas. Por lo general, se alimentan de invertebrados y, a veces, de animales más grandes como las lagartijas.

Advertisement

Las zarig├╝eyas pigmeas son marsupiales nocturnos, del tama├▒o de un rat├│n, que se encuentran en Ocean├şa. Aunque no est├í claro qu├ę especie de zarig├╝eya pigmea estamos observando aqu├ş (he contactado con expertos para que ayuden a identificarla), la isla tiene dos especies, la zarig├╝eya oriental y la zarig├╝eya de Tasmania. La ├║ltima es la zarig├╝eya m├ís peque├▒a del mundo. Adem├ís, las zarig├╝eyas son una familia de animales que solo se relacionan de forma distante con los oposums del Hemisferio Occidental y, de hecho, reciben su nombre debido a su parecido con los oposums.

Las ara├▒as que comen peque├▒os mam├şferos no son un evento com├║n, pero sucede. Un estudio reciente document├│ 15 casos de artr├│podos que se alimentaban de vertebrados en el Amazonas, incluidas ranas, lagartijas, serpientes y un zarig├╝eya de rat├│n.

Advertisement

Nuestro compañero Matt Novak me contó que debo recordar a los lectores que no todas las criaturas australianas dan miedo; algunos son bastante agradables. Sin embargo, todos sabemos que el continente está lleno de serpientes mortales, pulpos con suficiente veneno para matar a los humanos, arañas que provocan pesadillas y abejas que son incluso más aterradoras que las arañas.

Por tanto, no deber├şa sorprender a nadie que el pa├şs tambi├ęn produjera una ara├▒a comedora dentro de un albergue de esqu├ş. Por cierto, los visitantes liberaron a la pareja, explic├│ Latton, ÔÇťaunque ninguna ara├▒a result├│ da├▒ada en el esfuerzo de reubicaci├│n (demasiado tarde para la zarig├╝eya)ÔÇŁ.