Imagen: Trevor Paglen

En el espacio no hay muchas concesiones al arte. Prácticamente todo lo que el ser humano ha llevado más allá de la atmósfera terrestre lo ha hecho con una función concreta. Un artista llamado Trevor Paglen quiere poner fin a eso poniendo en órbita una escultura tan descomunal que será visible a simple vista.

La escultura subirá al espacio comprimida en un Cubesat a bordo de un cohete Falcon 9 en abril de 2018. Una vez en órbita, desplegará su forma definitiva (una especie de diamante alargado). La obra no sirve a ningún otro propósito más allá del de deleitar la vista de los aficionados al arte, que podrán seguirla mediante una aplicación para dispositivos móviles.

Por fortuna, la escultura no estará en órbita tanto tiempo como para temer que colisione con otros satélites que sí cumplen una función y acaba engrosando la lista de basura espacial. El artista ha previsto colocarla en una órbita baja. En cosa de unos dos meses, irá perdiendo altura poco a poco hasta consumirse completamente en la atmósfera.

Paglen reconoce que su proyecto ha recibido críticas precisamente por la idea de poner en órbita un satélite que no sirve para nada. Sin embargo, el artista reivindica la idea de pensar en el espacio en algo más que en términos de progreso científico. De hecho no es la primera vez que Paglen lanza cosas al espacio. La última vez puso en órbita un chip con fotografías de la Tierra. Esta nueva obra será mucho más visible. Actualmente trabaja en el proyecto desde su estudio en Berlín. [vía Motherboard]