Imagen: Flickr

Escuchar es una tarea complicada. Requiere de una audición sensible y la capacidad de procesar información en un significado coherente. Un estudio ha encontrado que si le agregamos ruido de fondo e interrupciones constantes de otras personas, el oído derecho procesa mejor la información.

El trabajo de los investigadores indica que cuando suceden muchas cosas y el cerebro se esfuerza por la carga cognitiva, tanto los niños como los adultos dependen más de su oído derecho para procesar y retener la información que escuchan.

En realidad, el estudio parte de lo que se conoce como ventaja dicótica del oído derecho. Esta capacidad fue descrita por primera vez en 1967. Unos años más tarde, los investigadores publicaron un artículo en el que encontraron una ventaja dicótica en el oído derecho en niños entre las edades de 5 y 13 años. Poco después, en 1974, se descubrió que aumentar la dificultad para escuchar aumenta la ventaja del oído derecho.

A partir de entonces los trabajos y pruebas de escucha dicótica se han centrado en la posibilidad de ayudar a diagnosticar trastornos del procesamiento auditivo y comprender otros que pueden producir alucinaciones auditivas, como la propia esquizofrenia.

Imagen: Auburn University

Estas pruebas implican alimentar dos flujos diferentes de información de audio a través de auriculares, uno en cada oído. Normalmente, las transmisiones suelen ser de habla, una voz que lee oraciones o series de números, y los sujetos de prueba tienen que tratar de enfocarse en un lado (separación) o ambos (integración), repitiendo las palabras.

Advertisement

Sin embargo, en la nueva investigación los autores querían determinar si la ventaja del oído derecho persiste incluso con el tipo de ruido de fondo e interrupciones que los humanos experimentan en la vida cotidiana, en lugar de la configuración enfocada en la que generalmente se realizan estas pruebas del pasado. Según Danielle Sacchinelli, uno de los autores del estudio:

Cuanto más sepamos acerca de escuchar en entornos exigentes, y escuchar en general, existirán mejores herramientas de diagnóstico, gestión auditiva (incluyendo audífonos) y capacitación auditiva.

Aunque parecía claro que la ventaja del oído derecho persiste en el adulto, los autores también querían determinar hasta qué punto se mantenía. Según los investigadores, los niños entienden y recuerdan mucho mejor lo que se dice cuando escuchan con el oído derecho.

Imagen: Pixabay

Los sonidos que ingresan por este oído son procesados ​​por el lado izquierdo del cerebro, el cual controla el habla, el desarrollo del lenguaje y partes de la memoria. Cada oído escucha partes separadas de información, que luego se combinan durante el procesamiento en todo el sistema auditivo.

Advertisement

Sin embargo, los sistemas auditivos de los niños pequeños no pueden clasificar y separar la información simultánea de ambos oídos. Como resultado, dependen en gran medida de su oído derecho para capturar sonidos y lenguaje, simplemente porque el camino es más eficiente.

Para averiguar si los adultos mantenían esta capacidad en el oído derecho se pidió a 41 participantes de entre 19 y 28 años que completaran las tareas de separación dicótica y de integración. Con cada prueba posterior, los investigadores aumentaron la cantidad de elementos (palabras) en uno.

Imagen: Flickr

¿El resultado? No encontraron diferencias significativas entre el rendimiento del oído izquierdo y derecho para la capacidad de memoria simple de un individuo. Sin embargo, cuando las listas de artículos sobrepasaban el lapso de memoria de un individuo, el rendimiento de los participantes mejoró un promedio del 8% (algunas personas hasta 40%) cuando se enfocaron en su oído derecho. Según Aurora Weaver, coautora del estudio:

A medida que envejecemos, tenemos un mejor control de nuestra atención para procesar la información como resultado de la madurez y nuestra experiencia. La investigación convencional muestra que la ventaja del oído derecho disminuye alrededor de los 13 años, pero nuestros resultados indican que esto está relacionado con la demanda de la tarea.

Así que, cuando las cosas comienzan a ponerse difíciles en una conversación, lo mejor que podemos hacer es acercarnos con nuestro oído derecho. En ese momento sus capacidades aumentan frente a su compañero del lado izquierdo. [ScienceDaily vía Mental Floss]