Cuando salía de Dallas con dirección a Seattle por la autopista, Andrew Steelsmith oyó un extraño ruido que salía del interior del compartimento del motor. El hombre se detiene y para su sorpresa descubre que un pequeño gato se encuentra atrapado dentro sin poder salir. Así fue su increíble rescate.

Lo que ocurrió entonces es unas de esas escenas que tanto gustan en la red. Si ya resulta difícil de creer cómo demonios logró el gato llegar a esa situación, es aún más sorprendente el esfuerzo y la mano de obra que se necesitaron para liberarlo.

Como se puede apreciar en la secuencia, Steelsmith primero trata de sacarlopor todos los medios pero resultó totalmente imposible, así que decidió llamar a los servicios de asistencia en carretera. Desde ese momento, los espectadores asisten al gran número de personas que trataron de ayudar a rescatar al gatito.

Primero llegó el Departamento de Bomberos de Dallas, luego llevaron el vehículo a un concesionario cercano. Finalmente, los mecánicos desmontan el coche para salvar al animal. Por cierto, la pareja finalmente se ha quedado con el gato. [Digg]