Image: Pixabay

Ocurri√≥ en 2015, momento en que un hombre de 61 a√Īos lleg√≥ a un hospital en Rochester, Nueva York, despu√©s de experimentar ‚Äúuna disminuci√≥n en su capacidad de pensamiento y p√©rdida de contacto con la realidad‚ÄĚ. El hombre tambi√©n hab√≠a perdido la capacidad de caminar por su cuenta.

Poco después, una resonancia magnética de la cabeza reveló un hallazgo sorprendente: la exploración del cerebro era similar a las observadas en personas con la variante de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, una afección cerebral mortal causada por proteínas infecciosas llamadas priones.

Advertisement

Hasta ese momento, s√≥lo se hab√≠an reportado unos pocos cientos de casos similares, y la mayor√≠a estaban relacionados con el consumo de carne de res contaminada en el Reino Unido entre los a√Īos 80 y 90, lo que com√ļnmente llamamos ‚Äúenfermedad de las vacas locas‚ÄĚ.

Sin embargo, el caso era algo ‚Äúdistinto‚ÄĚ. El paciente ten√≠a otro h√°bito diet√©tico que podr√≠a haber aumentado el riesgo de la enfermedad: su familia explic√≥ a los doctores que le gustaba cazar ‚Äúe informaron que hab√≠a comido cerebros de ardilla‚ÄĚ, explic√≥ la Dra. Tara Chen, autora principal del informe:

No está claro si el hombre consumió todo el cerebro de ardilla o solo la carne de ardilla que estaba contaminada con partes del cerebro de ardilla.

Advertisement

Image: Wikimedia Commons

Chen no hab√≠a tratado al paciente, pero descubri√≥ el caso mientras escrib√≠a un informe sobre los casos sospechosos de enfermedad de Creutzfeldt-Jakob en su hospital en los √ļltimos cinco a√Īos. El resultado de su estudio arroj√≥ un trastorno cerebral extremadamente raro.

La enfermedad de Creutzfeldt-Jakob es un trastorno neurol√≥gico progresivo que afecta a aproximadamente 1 de cada mill√≥n de personas cada a√Īo en todo el mundo. Se trata de una ‚Äúenfermedad debilitante‚ÄĚ que progresa r√°pidamente y generalmente resulta en la muerte dentro de un a√Īo del diagn√≥stico. No hay tratamiento ni cura.

Advertisement

Chen estuvo investigando todos los casos de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob en el Rochester Regional Health durante los √ļltimos cinco a√Īos. Se sorprendi√≥ al descubrir cuatro casos sospechosos de la enfermedad dentro de un per√≠odo de seis meses, desde noviembre de 2017 hasta abril de 2018. Ese n√ļmero es mayor que el esperado seg√ļn la poblaci√≥n del √°rea de Rochester, que tiene aproximadamente 1 mill√≥n de personas.

Image: Modelo molecular del prion humano PrPC (Wikimedia Commons)

En junio, un joven de Idaho contrajo peste bub√≥nica, el primer caso en 20 a√Īos. El chico, del condado de Elmore, se ha estado recuperando desde entonces. Aunque los funcionarios de salud a√ļn no est√°n seguros de d√≥nde pudo haber detectado la enfermedad, un informe del Departamento de Salud del Distrito Central indic√≥ que se descubri√≥ una plaga en ardillas de tierra en el condado de Elmore en 2015 y 2016.

Advertisement

Sea como fuere, la revisi√≥n de los cinco casos revel√≥ un hallazgo preocupante: el diagn√≥stico de la afecci√≥n a menudo se retras√≥; en un caso, pasaron aproximadamente dos semanas antes de que los m√©dicos sospecharan que un paciente ten√≠a la enfermedad. En ese caso, la paciente, una mujer de 65 a√Īos, se hab√≠a sometido a una plasmaf√©resis, un procedimiento de filtraci√≥n de sangre y a una cirug√≠a ginecol√≥gica antes de su diagn√≥stico. [LiveScience]