Imagen: artashev and Simon/New England Journal of Medicine

Si alguna vez notas un cosquilleo extra√Īo y comienzas a ver peque√Īos bultos en zonas diferentes de la cara, acude al m√©dico cuanto antes. Puede que te est√© ocurriendo lo mismo que a una mujer en Rusia. S√≠, es posible tener bichos campando en el interior de nuestro rostro.

Seg√ļn ha explicado la mujer, la primera pista de que algo no iba bien la percibi√≥ una ma√Īana al levantarse y mirarse en el espejo: ten√≠a un peque√Īo bulto debajo del ojo izquierdo. La chica tom√≥ una foto para documentarlo y no le dio m√°s importancia creyendo que no ser√≠a nada grave. Sin embargo, cinco d√≠as m√°s tarde el bulto se hab√≠a movido por encima de su p√°rpado izquierdo, junto a una sensaci√≥n de picor y ardor.

Pasados 10 d√≠as, el bulto se hab√≠a movido de nuevo, esta vez hinchando el lado izquierdo de su labio superior. La joven acudi√≥ finalmente al m√©dico para averiguar qu√© era lo estaba pasando. Lo cierto es que hab√≠a una serie de condiciones m√©dicas que pueden causar los bultos y protuberancias en la piel de la cara, pero no result√≥ ser nada de eso. Seg√ļn explic√≥ el informe del m√©dico:

Un examen exhaustivo mostr√≥ un n√≥dulo oblongo m√≥vil en el p√°rpado superior izquierdo. Un par√°sito que se fij√≥ con f√≥rceps y se elimin√≥ quir√ļrgicamente.

Imagen: Kartashev and Simon/New England Journal of Medicine

Advertisement

Resulta que la mujer se había infectado con un nematodo parásito llamado Dirofilaria repens, y aunque hace que la piel se revuelva (literalmente), en realidad no es algo muy peligroso en lo que respecta a las infecciones por parásitos en humanos.

Eso se debe a que los humanos no son el lugar preferido: generalmente viven en carnívoros como gatos, perros, lobos, coyotes, zorros y leones marinos. Se transmiten a través de los mosquitos, que es cómo se contagia a los humanos, pero una infección humana es accidental.

Seg√ļn los informes m√©dicos, un gusano de este tipo no puede alcanzar la madurez necesaria dentro del cuerpo humano y, por lo tanto, no puede reproducirse. Sin embargo, lo que s√≠ puede hacer es arrastrarse, de hecho hay muchos pacientes que han informado sobre esa sensaci√≥n debajo de su piel.

Advertisement

Dicho esto, los casos eran bastante raros en la literatura m√©dica, hasta hace varios pocos a√Īos, donde por alguna extra√Īa raz√≥n han aumentado. En Rusia y Bielorrusia se identificaron 1.272 casos entre 1997 y 2013. En el caso de esta paciente en particular, hab√≠a viajado a un √°rea rural en las afueras de Mosc√ļ donde inform√≥ haber sufrido picaduras de mosquitos.

Por cierto, ‚Äúdespu√©s de la eliminaci√≥n del gusano‚ÄĚ, escribieron los m√©dicos, ‚Äúla paciente se recuper√≥ por completo‚ÄĚ. [Science Alert]