Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Un nuevo estudio vincula el consumo diario de bebidas dietéticas con accidentes cerebrovasculares

Foto: eskaylim (iStock)

Malas noticias para los que han estado tomando refrescos dietéticos bajo la creencia de que son más saludables que los refrescos normales. Un nuevo estudio de la American Heart Association dice que “beber dos o más bebidas endulzadas artificialmente al día está relacionado con un mayor riesgo de accidentes cerebrovasculares causados ​​por coágulos, así como con ataques cardíacos y muerte prematura en mujeres estadounidenses de más de 50 años”.

El estudio realizó un seguimiento de 80.000 mujeres durante más de 11 años después de preguntarles con qué frecuencia consumían bebidas dietéticas. Teniendo en cuenta elementos sobre el estilo de vida de estas mujeres, el estudio encontró que “las que consumían dos o más bebidas endulzadas artificialmente cada día tenían un 31% más posibilidades de sufrir un accidente cerebrovascular causado por coágulos, un 29% más posibilidades de sufrir enfermedades del corazón y un 16% más posibilidades de morir por cualquier causa que las mujeres que tomaban bebidas dietéticas menos de una vez por semana o nunca”.

Advertisement

El resultado es aterrador, pero la AHA advierte que el estudio solo apunta a conexiones observacionales entre las bebidas dietéticas y estos resultados, no una relación causal. Como autora principal del estudio, Yasmin Mossavar-Rahmani, profesora asociada de epidemiología clínica y salud de la población en la Facultad de Medicina Albert Einstein en el Bronx, reflexiona: “¿Qué les pasa a estas bebidas dietéticas? ¿Es algo en los edulcorantes? ¿Están haciendo algo a nuestra salud intestinal y metabolismo? Estas son preguntas para las que necesitamos respuesta”. Pero si crees que tus problemas se resolverán rechazando los edulcorantes artificiales, un estudio realizado hace unos meses por el British Medical Journal encontraba una conexión entre los refrescos con azúcar y el desarrollo de la diabetes.

Podríamos empezar a beber agua con gas, pero si a alguien se le ocurre un estudio que apunte al peligro de la carbonatación, estaríamos en un gran problema.

Share This Story