Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Un preso condenado a cadena perpetua tuvo una “muerte momentánea”, y ahora alega que ya ha cumplido su pena

Imagen: Dominio público

Se llama Benjamin Schreiber y es un preso condenado a cadena perpetua. Su caso ha abierto un debate en Estados Unidos. Tras sufrir un colapso en prisión que le llevó a una “muerte momentánea”, los médicos lograron resucitarle. Schreiber alega que técnicamente había cumplido su pena.

Por supuesto, la respuesta de los jueces ha sido clara desde el primer momento: un no rotundo. La explicación la ha dado la jueza Amanda Potterfield, argumentando que morir por un breve período de tiempo no equivale a cumplir una pena y salir de la cárcel.

Advertisement

De esta forma, el Tribunal de Apelaciones de Iowa dictaminó que el hombre de 66 años permanecerá en prisión hasta que un médico forense determine que está muerto para siempre. “Schreiber ahora está vivo, en cuyo caso debe permanecer en prisión, si está muerto esta apelación sería discutible”, escribió Potterfield.

Al parecer, Schreiber ha estado en prisión desde 1996, cuando fue acusado de la muerte de John Dale Terry, un hombre de 39 años cuyo cuerpo fue encontrado cerca de un remolque abandonado en Iowa. Los fiscales sostuvieron que Schreiber, que entonces tenía 43 años, había conspirado con la novia de Terry antes de matar a golpes al hombre. Un jurado lo encontró culpable de asesinato en primer grado, y en 1997 fue sentenciado a cadena perpetua sin libertad condicional.

Pasaron dos décadas hasta que en marzo de 2015 cayó inconsciente y fue trasladado de urgencia al hospital. Schreiber tenía una grave intoxicación séptica y había desarrollado problemas renales que “le hacían orinar internamente”. Finalmente, los médicos lo devolvieron a la vida administrando epinefrina a través de una inyección intravenosa.

Advertisement

Para el mes de abril de 2018, el recluso solicitó el fin de la condena alegando que estaba recluido en prisión de forma ilegal. Su argumento: se suponía que su sentencia terminaría con su muerte, y esta había tenido lugar tres años antes, cuando su corazón se detuvo.

Un caso que no deja de ser curioso, aunque a todas luces tenía las de perder. Como el mismo Tribunal de Apelaciones dictaminó, el hecho de que Schreiber pudo presentar una moción legal solicitando su liberación, “en sí mismo confirma el estado actual del peticionario como vivo”. 

Advertisement

Por cierto, en su apelación, Schreiber también había argumentado que los médicos violaron sus derechos al no seguir su orden de “no resucitar” cuando lo sacaron del borde de la muerte. Aparentemente, el personal del hospital tomó la decisión después de consultar con el hermano del recluso, quien solo consintió darle medicamentos para aliviar su dolor. [The Washington Post]

Share This Story

About the author

Miguel Jorge

私たちは、ギズモードが大好き

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: A538 E9AD 005E F2CB C29C BE2F 0401 2B5D D41F C01FPGP Key