La nave experimental Lightsail, ideada por el astrónomo Carl Sagan y puesta en órbita por The Planetary Society, llevaba ocho días sin dar señales de vida. Un fallo de integración de su software había dejado la nave completamente bloqueada, y solo había una remota posibilidad de salvación para la misión. Ese pequeño milagro ha sucedido, y Lightsail vuelve a transmitir.

¿Qué es exactamente lo que ha ocurrido? Ante la imposibilidad de restaurar el software de la nave desde la Tierra, la única oportunidad de que Lightsail reiniciara por sí misma era recibir el impacto de una partícula de radiación cósmica procedente del sol en su placa base. La nave está compuesta de tres CubeSat, y se tiene constancia de que estos pequeños satélites de 10 centímetros de lado suelen sufrir reinicios fortuitos al recibir el impacto de las partículas cargadas de radiación solar que desvía nuestra magnetosfera.

El popular divulgador y fundador de The Planatery Society, Bill Nye ha informado de que el impacto fortuito que estaban esperando con los dedos cruzados ha tenido lughar y Lightsail vuelve a transmitir.

Advertisement

El golpe de suerte no lo arregla todo. El fallo de la versión que lleva la placa de Lightsail es recurrente. En unos días, el sistema volverá a a hacer que el archivo .CSV que almacena los datos que se transmiten crezca otra vez hasta bloquear el sistema. El control de misión de Lightsail tiene unas horas para localizar la posición exacta de la nave y transmitir la actualización necesaria para que la nave no vuelva a quedarse colgada. Las próximas horas son críticas para salvar Lightsail y seguir recopilando datos sobre este recolucionario sistema de propulsión de cara a la misión de 2017. [The Planetary Society vía Popular Science]

Fotos: The Planetary Society

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)