Un sacerdote ruso vierte 80 litros de agua bendita desde un avión para combatir el “alcohol, las drogas y la fornicación”

La escena tuvo lugar el pasado 11 de septiembre. Ese día, el Padre Alexander Goryachev y el Obispo Savva trataron de “limpiar” una ciudad rusa del “consumo del alcohol, las drogas y la fornicación” vertiendo 80 litros de agua bendita desde el aire sobre la ciudad de Tver.

A la escena hay que añadirle algún plus, como el hecho de que el Obispo Savva estuviera vertiendo el agua mientras estaba atado a un avión que volaba a 300 metros sobre el área urbana. De hecho, el propio Savva, a quien se unieron Goryachev y otros dos clérigos en el vuelo, explicó que “este acto audaz” estaba destinado a “proteger a la ciudad de las aflicciones que la aquejan, de todos los accidentes y las adversidades sociales”.

Advertisement

Para el Obispo, la misión del 11 de septiembre consistía en librar a la gente de la ciudad de “borracheras y fornicación”:

Cada enfermedad es causada por un virus, y los virus son demonios. Es por eso que cada enfermedad es ante todo una enfermedad espiritual.

Por fortuna, hay imágenes captadas en vídeo de la surrealista escena que luego se emitieron en el medio local de noticias Tver News:

Y por extraño que parezca, no es la primera vez que el sacerdote trata de “librar” a las personas de la adicción a través de las bendiciones por el aire. Desde el año 2006, Goryachev ha estado celebrando el denominado Día de la Sobriedad, que tiene raíces que se remontan a la era zarista de Rusia, volando sobre Tver con un Cáliz icono de los cristianos ortodoxos que creen que puede ayudar a curar a quienes sufren de drogas y abuso de alcohol.

Advertisement

Como se aprecia en la secuencia, una de las peculiaridades de esta práctica reside en que el agua bendita se debe verter a través de un cáliz o una copa en lugar de un aspergillum, como se usa normalmente al distribuir el líquido bendecido. La razón, según Goryachev, es que el cáliz evita que el agua bendita salpique nuevamente dentro del avión mientras están en pleno vuelo (aunque no tenemos del todo claro que este método realmente tenga éxito). Según el sacerdote:

Un hombre vio nuestro avión volando por encima y le dijo a su esposa que renunciaría a la bebida, y lo hizo. Y una pareja casada a bordo del vuelo también dijo que el esposo se curó milagrosamente del alcoholismo.

Advertisement

Y para aquellos escépticos y gente de mala fe que duden de curar a las personas con adicciones usando agua bendita desde un avión, Goryachev zanja: “No hay ninguna broma en nuestro acto, estamos tratando de ayudar a las personas a deshacerse de las enfermedades. Promovemos detener el consumo de alcohol, las drogas y la fornicación, ¿es esto ridículo?”. [Newsweek, BBC]

Share This Story

About the author

Miguel Jorge

私たちは、ギズモードが大好き

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: A538 E9AD 005E F2CB C29C BE2F 0401 2B5D D41F C01FPGP Key