La computación cuántica es un modelo tan experimental que ni siquiera se había podido comprobar si era real hasta ahora. Científicos de las Universidades del Sur de California (EE.UU.), y de Surrey (Reino Unido), han probado por primera vez que los ordenadores que presumen de operar a nivel cuántico realmente lo hacen.

Uno de los problemas de la computaci√≥n cu√°ntica es precisamente que la propia observaci√≥n del fen√≥meno puede modificarlo. Eso hab√≠a hecho imposible comprobar si los superordenadores de la compa√Ī√≠a canadiense D-Wave, pionera en este tipo de equipos, realmente operaban con part√≠culas a nivel cu√°ntico. Los investigadores han comprobado ahora, mediante un superordenador de 15 millones de d√≥lares de la compa√Ī√≠a que, efectivamente, sus sistemas operan a nivel cu√°ntico.

Advertisement

Muchos esc√©pticos rebat√≠an a la compa√Ī√≠a asegurando que sus equipos pod√≠an ser muy r√°pidos (hasta 3.600 veces la velocidad de los tradicionales), pero que no operaban a nivel cu√°ntico. Pese a las sombras de duda sobre su funcionamiento, los laboratorios de Google y de la NASA prueban ya estos equipos, y hasta la odiada NSA quiere uno para poder espiar m√°s y mejor.

Advertisement

Lo que este estudio independiente ha confirmado es que los superordenadores de D-Wave muestran un fenómeno conocido como entrelazamiento cuántico. Toda la computación tradicional se basa en un modelo de unidades de información que funcionan como interruptores, pudiendo estar encendidos, o apagados (con un valor de cero o uno).

En computación cuántica, sin embargo, los bits de información (llamados qubits) pueden ser a la vez cero y uno. Para determinar las relaciones entre ellos era crucial que existiese el fenómeno de entrelazamiento.

Advertisement

El estudio ha sido capaz de observar entrelazamiento cu√°ntico en 8 qubits. Los esc√©pticos de la computaci√≥n cu√°ntica mantienen sus dudas porque, de hecho, 8 qubits es una cifra muy lejana a los 512 qubits que D-Wave asegura que tienen sus superordenadores. Los autores del estudio indican que la medici√≥n puede extrapolarse a cualquier parte del procesador. A√ļn con la necesaria dosis de escepticismo, la noticia de que se haya logrado medir la existencia de entrelazamiento ya es una excelente noticia para el futuro de la computaci√≥n cu√°ntica. [Physical Review X v√≠a BBC]

Portada: Interior del superordenador D-Wave 1 con 128 Qubits

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)