La computaci√≥n cu√°ntica a√ļn tiene que superar no pocos retos antes de convertirse en una alternativa viable. Un equipo de f√≠sicos acaba de lograr solucionar, precisamente, uno de los principales problemas de esta tecnolog√≠a: la correcci√≥n de errores.

Para que un ordenador, tal y como lo concebimos, pueda funcionar. Se necesita un método para que el sistema revise y corrija, en caso necesario, sus propios cálculos. En la computación tradicional, basada en ceros y unos, este método de corrección era tan sencillo como guardar copias intermedias para contrastar los cálculos.

Advertisement

En la computaci√≥n cu√°ntica, sin embargo, las part√≠culas que forman los bits pueden ser cero, uno, o cero y uno a la vez. Lo que se mide es su relaci√≥n √≥ptima, denominada entrelazamiento. Hasta ahora la simple copia de este fen√≥meno pod√≠a alterar la relaci√≥n entre estas part√≠culas y, por tanto, hacer in√ļtil la comprobaci√≥n.

Lo que ha conseguido el equipo de f√≠sicos de la Fundaci√≥n FOM, la Universidad T√©cnica Delft, y el Instituto de Nanociencias Kavli es precisamente una t√©cnica para almacenar copias del estado cu√°ntico en un diamante. La orientaci√≥n de las part√≠culas almacenadas de esta forma permite comprobar el entrelazamiento sin afectarlo. La t√©cnica, adem√°s, funciona a temperatura ambiente. Todas las anteriores requer√≠an bajas temperaturas y vac√≠o. El estudio, publicado en la revista Nature, allana un poco m√°s el camino hacia el dise√Īo de ordenadores cu√°nticos fiables y muy r√°pidos. [FOM v√≠a Phys]

Advertisement

Foto: welcomia / Shutterstock