Imagen: AP

La estudiante Katharina G. Andresen de 22 años es considerada la mujer más rica de Noruega. No obstante, por un tiempo puede que se le conozca por algo más: la mujer que recibió una multa de $30.400 por conducir borracha en el país.

Advertisement

En Noruega, las multas por conducir borracho se basan en los ingresos del individuo. El patrimonio de Andresen se disparó en 2007 después de que su padre, el empresario Jonah H. Andresen, le diera un 42% de la empresa familiar. Según Forbes — que la clasifica como una de las multimillonarias más jóvenes del mundo — Katharina Andresen tiene un patrimonio neto de $1.23 mil millones.

La policía encontró que la joven tenía un nivel de alcohol en sangre de 0.06. Esto es tres veces más que el límite legal, 0.02, unos de los más estrictos en la Unión Europea. Normalmente los tribunales noruegos suelen multar a los conductores borrachos 1.5 veces su salario mensual bruto, aunque tienen el poder de incrementar la multa para tomar en cuenta la “situación financiera real” del acusado.

Al fin y al cabo, se puede decir que la estudiante recibió un castigo leve. El tribunal de Oslo pudo haberle puesto una multa de hasta $4.9 millones si hubiera tomado en cuenta sus bienes, pero consideró que “los bienes no [habían] producido todavía ningún beneficio”. Además, también tomó en consideración el hecho de que Katharina Andresen no tiene ingresos fijos.

Advertisement

Katharina Andresen no podrá conducir por 13 meses como parte de su castigo. La joven se disculpó y afirmó que creía que se había esperado lo suficiente después de beber para no estar en contra de la ley.

[The Guardian]