Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Una IA revela que Shakespeare solo escribió la mitad de la obra que destruyó el teatro más famoso de Londres

Enrique VIII es una de las obras de teatro más famosas de Shakespeare, no solo por su calidad, sino porque también fue la que provocó la total destrucción del Teatro Globe en Londres. Desde hace tiempo se sabe que Shakespeare no la escribió solo, pero ¿Qué parte es atribuible a su otro autor, John Fletcher?

Cuando Shakespeare murió en 1616, la compañía de teatro para la que escribía sus obras recurrió a un dramaturgo llamado John Fletcher para sustituirle, pero ambos ya se conocían y de hecho habían colaborado antes. La obra sobre el rey Enrique VIII de Inglaterra es un buen ejemplo de ello. Los lingüistas saben desde hace tiempo que hay pasajes de esa pieza cuyo estilo no se corresponde exactamente con el de Shakespeare sino con el de Fletcher, pero los estilos de ambos autores están tan entremezclados que es muy complejo determinar con exactitud cuánto contribuyó cada uno a la obra.

Advertisement

Un investigador de la Academia Checa de Ciencias en Praga llamado Petr Plecháč cree tener la respuesta. Plecháč alimentó a una red neural con pasajes de cuatro obras de William Shakespeare que si son atribuibles al legendario dramaturgo y que además son de la misma época que Enrique VIII (Coriolano, Cimbelino, Cuento de Invierno y La Tempestad). Después hizo lo propio con cuatro obras de John Fletcher.

El objetivo era enseñar a la red neural a identificar el uso de palabras más comunes de cada autor y sus ritmos. Después, la pusieron a analizar Enrique VIII. El resultado revela que Shakespeare solo escribió en solitario la mitad de la obra. La otra mitad es atribuible a Fletcher, aunque muchas de las escenas fueron revisadas y retocadas por Shakespeare. El estudio viene a corroborar las tesis del lingüista James Spedding en 1850, pero va bastante más allá porque permite reconocer las escenas concretas de cada autor.

El teatro Globe en la actualidad
Foto: Øyvind Holmstad (CC BY-SA 4.0)

El método puede ser muy útil para analizar otros textos, aunque de momento no sirve para hacer que un texto escrito en inglés parezca escrito por Shakespeare. Las complejidades del lenguaje son excesivas como para enseñar a la IA a imitar el estilo de esa forma.

Advertisement

En cuanto a Enrique VIII, la obra se publicó bajo ese nombre por primera vez en 1623, pero ya se había representado antes en numerosas ocasiones. En 1616, año en el que se cree Shakespeare y Fletcher la terminaron, las chispas de una salva de cañón usada durante una de sus primeras representaciones prendieron las vigas de madera del techo del Teatro Globe. El incendio arrasó el edificio por completo, pero por fortuna la compañía volvió a reconstruirlo al año siguiente. Según las crónicas de la época, en el incendio no hubo que lamentar víctimas mortales. El único herido fue un espectador al que se le incendiaron los pantalones y sus llamas tuvieron que ser sofocadas con una jarra de cerveza. Todo perfectamente británico. [MIT Technology Review]

Share This Story

About the author

Carlos Zahumenszky

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: BA3C91077C1CF6A7C6133D7CD3C89018CB814014PGP Key