Los sistemas planetarios suelen recibir el nombre del astrónomo que los ha descubierto o denominaciones técnicas bastante aburridas. Muy pocas veces se permite al público general elegir un nombre para nuevas estrellas y planetas. Este es uno de esos casos, y de ti depende evitar un desastre de proporciones cósmicas

La campaña forma parte de la Unión Astronómica Internacional, y estará abierta a votaciones hasta el próximo día 31 de octubre. Cualquiera puede votar sin necesidad de registrarse. El sistema tan solo detecta la IP del dispositivo. Si vais a votar varias personas desde la misma IP sí que hay que rellenar un formulario, pero nada más.

En cuanto a los nombres, no se puede escribir el que más nos guste. Hay que elegir entre una lista que la propia Unión Astronómica Internacional ha seleccionado de entre más de 200 candidatos propuestos por clubes de astronomía de 45 países. Hay 15 estrellas y 32 planetas por bautizar.

Si crees que votar por el nombre de un planeta no es tan importante, te presentamos a un sistema solar que quizá te haga cambiar de opinión. Su denominación provisional es mu Arae, y es un sistema compuesto de una estrella y cuatro exoplanetas en la constelación de Ara. Una de las propuestas de nombres en juego es que la estrella se llame Cervantes. Los cuatro planetas que la acompañan se llamarían Quijote, Dulcinea, Rocinante y Sancho.

Otra de las opciones es llamar a esta estrella Robertheinlein, y a los planetas que la acompañan Podkayne, Pixel, LazarusLong y NoisyRhisling. No es por faltar al autor de la novela Starship Troopers, pero su nombre es bastante impronunciable para una estrella.

No es solo una cuestión de homenajear a uno de los escritores más ilustres de nuestro bello idioma. Hay otros planetas que podrían llamarse Sakura (cerezo, en Japonés) que es un nombre precioso, pero otras de las propuestas que circulan para él son Eunomia o Dolasila, dos nombres que personalmente me suenan a enfermedad venérea.

Advertisement

Esto es un asunto muy serio. Las futuras generaciones nos recordarán como la banda de insustanciales que permitió que un planeta se llamara Gimnasios en lugar de Draugr. ¡Planeta Gimnasios! ¿En qué estaban pensando en la UAI? Tenemos una responsabilidad para con la dignidad galáctica de nuestra especie, todos y cada uno de nosotros.

¡¡¡Drauuuuuugggrrr!!!

No os entretengo más. Id ahora mismo a NameExoWorld y haced justicia. Los ancestros de Skyrim, la cultura japonesa y el mismísimo Cervantes confían en vuestro criterio. La página está en inglés, pero Google Translate hace un trabajo muy decente a la hora de traducir las descripciones de cada planeta y estrella y el por qué de los nombres. En la web EstrellaCervantes están también haciendo campaña para que nuestro escritor tenga su propio sistema solar. [vía NameExoWorld]

Portada: Ilustración del sistema mu Arae

Click here to view this kinja-labs.com embed.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)