Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Byte

Vine y su secuela, V2, siguen muertas, pero de sus cenizas surge un nuevo contendiente para asumir la carga de los vídeos de seis segundos: Byte.

Advertisement

Presentada en un hilo de Twitter el viernes, la nueva aplicación para iOS y Android espera ser la sucesora espiritual de la que el cofundador de Vine, Dom Hofmann, lleva hablando desde 2017. Pero con otro nombre, a diferencia de su primer intento de revivir Vine, que recibió el apodo de V2 en una imagen promocional antes de que el proyecto finalmente se cancelara en 2018.

“Hoy traemos de vuelta los vídeos en bucle de 6 segundos y una nueva comunidad para las personas que los aman”, anunció la compañía en Twitter. “Se llama byte y resulta familiar y al mismo tiempo nueva. Esperamos que resuene con las personas que sentían que faltaba algo”.

Es un testimonio de cuán fuerte se ha mantenido el culto a Vine incluso después de que Twitter archivara la aplicación de vídeos virales de formato corto en 2016. Nuevas aplicaciones de micro-entretenimiento como TikTok e Instagram Stories han tratado de llenar el vacío que Vine dejó atrás, pero hasta ahora nada ha logrado la misma influencia cultural cargada de memes que un buen vídeo recopilatorio de Vine .

Advertisement

Sin embargo, Byte se ha inspirado en estos competidores contemporáneos para iterar el diseño central de su aplicación, incorporando características sociales que los usuarios de hoy en día esperan, como un feed, notificaciones y una pestaña Explore. Y, por supuesto, el sello distintivo de Vine: vídeos en bucle de seis segundos.

Así, sí, esencialmente es la versión 2.0 de Vine. Aunque la compañía parece haber abordado el asunto de pagar a sus influencers ahora en lugar de más tarde. Sin duda, en un intento de evitar otro éxodo masivo de estrellas influyentes, como ocurrió con el predecesor de Byte.

Advertisement

Si bien los detalles no están claros, Byte afirma que está desarrollando un “programa de socios” para ayudar a los influencers a monetizar su contenido. En una entrevista con TechCrunch, Hofmann dijo que la compañía está explorando varias opciones de monetización en este momento, “pero comenzaremos con una participación en los ingresos + complementando con nuestros propios fondos”.

Queda por ver si Byte logra atrapar el mismo rayo en una botella que atrapó Vine en 2012 ahora que se enfrenta el obstáculo de tener que competir por la atención de los usuarios entre otras aplicaciones de vídeo de formato corto. La nostalgia es poderosa, pero para salir adelante hace falta buen contenido y memes.

Share This Story

Get our newsletter