¿Y si el misterioso Planeta 9 del Sistema Solar es un agujero negro del tamaño de una pelota de fútbol?

20.5K
18
1
Una captura de pantalla del estudio, que incluye una imagen de un círculo negro de aproximadamente 10 centímetros, que es el ancho que calculan tendría un agujero negro de cinco veces la masa de la Tierra. Un agujero negro de 10 masas terrestres sería del tamaño de una pelota de fútbol, dicen los investigadores.
Captura de pantalla: Scholtz and Unwin (arXiv)

Algunas de las rocas más distantes de nuestro Sistema Solar actúan de una manera que sugiere que hay algún objeto masivo que no hemos podido ver. ¿Un planeta? Tal vez. Pero, ¿por qué no podría ser un pequeño agujero negro?

Ese es el escenario que describen un par de científicos en un nuevo estudio. Por supuesto, reconocen que un planeta es más probable que la presencia de un agujero negro antiguo diferente de cualquiera que hayamos observado directamente. Sin embargo, quieren que los astrónomos piensen de manera creativa mientras buscan lo que podría ser este objeto hipotético, que a menudo es llamado Planeta Nueve.

Advertisement

“Al solo enfocarse en el concepto de planeta, se restringe la búsqueda experimental que se está emprendiendo”, dijo a Gizmodo James Unwin, uno de los autores del estudio y profesor asistente de la Universidad de Illinois en Chicago, Estados Unidos. “Una vez que comienzas a pensar en objetos más exóticos, como agujeros negros primordiales, piensas de diferentes maneras. Por ello defendemos que, en lugar de solo buscarlo en luz visible, quizás sea necesario buscarlo en rayos gamma. O rayos cósmicos”.

Más allá de Neptuno, el movimiento de los objetos rocosos parece estar perturbado por algo con una masa de cinco a 15 veces mayor que la de la Tierra. Los científicos han llamado tentativamente a este objeto Planeta Nueve, y lo están buscando. Pero esta no es la única anomalía gravitacional de masa planetaria en la galaxia. Los científicos han detectado pequeñas deformaciones a la luz estelar entrante, quizás debido a objetos del tamaño de un planeta que doblan su gravedad. Tal vez se trate de planetas rebeldes, o tal vez son pequeños agujeros negros.

Los “agujeros negros primordiales” son una clase de objetos espaciales propuestos que se formaron como resultado de los caóticos primeros días del universo. Como cualquier otro agujero negro, serían regiones increíblemente densas donde la gravedad deforma tanto el espacio que la luz no puede escapar. Pero estos pesarían mucho menos que las estrellas, ya que no se formaron a partir de estrellas como los agujeros negros que realmente hemos observado, sino que se habrían formado a partir de lugares con restos de densidad adicional en el universo en su época temprana y en rápida expansión. (Y no, no contribuirían significativamente a la materia oscura, esa cosa misteriosa que parece abarcar una gran parte de la masa del universo).

Advertisement

Unwin y su colaborador Jakub Scholtz, un investigador subalterno del Instituto de Fenomenología de Física de Partículas de la Universidad de Durham, Reino Unido, propusieron que tal vez un agujero negro primordial pasó rápidamente, interactuando con los otros miembros del Sistema Solar, y quedó atrapado en una órbita. Le pregunté a Unwin y Scholtz si tal objeto se desintegraría, pero dijeron que no; incluso un agujero negro de cinco masas terrestres duraría mucho tiempo, mucho más que la edad del universo.

Si el Planeta 9 fuera realmente un agujero negro primordial, en lugar de una masa de materia regular del tamaño de un planeta, entonces sería inútil tratar de encontrarlo con los medios típicos de búsqueda de planetas. Una figura en el documento, compartida al comienzo de estas líneas, demuestra que un agujero negro de cinco masas terrestres podría caber en la palma de tu mano (aunque por supuesto, este encuentro te mataría), y un agujero negro de 10 masas terrestres sería del tamaño de una pelota de fútbol. Encontrarlo requeriría una búsqueda de telescopio dedicada buscando una fuente que los telescopios de rayos gamma actuales no están acostumbrados a ver: una fuente de radiación de alta energía que se mueva rápidamente por el cielo.

Advertisement

Konstantin Batygin, un cazador del Planeta 9, no descartó la idea de que podría ser algo más exótico. “El Planeta 9 podría ser una hamburguesa de cinco veces la masa de la Tierra, y las matemáticas aún serían correctas. Por supuesto, una hamburguesa tiene un albedo [es decir, cuánta luz refleja] comparable a un planeta, pero un agujero negro del tamaño de tu billetera es un poco más difícil de encontrar”, dijo a Gizmodo en un correo electrónico. En el mismo comenta que la posibilidad es remota, pero no del todo inverosímil, y un agujero negro se convierte en un objetivo potencial interesante si nadie consigue encontrar el Planeta Nueve mediante estudios típicos, y si persiste el extraño movimiento de los objetos transneptunianos.

Advertisement

Algo está causando un comportamiento inesperado en la parte remota del Sistema Solar, sea lo que sea. Un agujero negro primordial no es la opción más obvia ni la más probable, pero bueno, la ciencia se trata de mantener una mente abierta y dejar que los experimentos refuten las hipótesis. Si realmente hay un objeto masivo por ahí, incluso si es un planeta, sería “bastante sorprendente”, dijo Scholtz.

Share This Story