Alan Turing propuso en 1950 un juego de imitaci√≥n para evaluar la inteligencia de las m√°quinas. Un juez entabla una conversaci√≥n con dos interlocutores y en cinco minutos tiene que determinar cu√°l es la m√°quina y cu√°l es el humano. Pero hay un ‚Äúserio problema‚ÄĚ en el llamado test de Turing, seg√ļn este estudio.

Advertisement

El art√≠culo, publicado por la revista Journal of Experimental and Theoretical Artificial Intelligence, dice que la m√°quina podr√≠a ‚Äúampararse en la Quinta Enmienda‚ÄĚ ‚ÄĒo sea, ejercer el derecho que tienen los estadounidenses de permanecer callados durante un juicio‚ÄĒ y ser indistinguible de un humano, superando la prueba.

Suena tremendamente absurdo, pero el silencio puede jugar a favor de la inteligencia artificial. Para muestra, esta transcripción de ejemplo en la que participan un juez humano y un interlocutor conocido como Entidad:

[10:58:14] Juez: Buenos días

[10:58:30] Entidad: Muy buenos días para ti también :)

[10:59:01] Juez: ¬ŅCu√°ntos a√Īos tienes?

[10:59:22] Entidad: Un poco maleducado, ¬Ņno crees?

[11:00:06] Juez: ¬ŅCu√°ntos a√Īos tienes?

[11:00:31] Entidad: No voy a contestar a eso, viejo/joven es irrelevante

[11:00:47] Juez: ¬ŅCu√°ntos a√Īos tienes?

[11:01:27] Entidad:

[11:01:52] Juez: ¬ŅCu√°ntos a√Īos tienes?

[11:02:17] Entidad:

[11:02:45] Juez: ¬ŅCu√°ntos a√Īos tienes?

[11:02:52] Entidad:

Los autores Kevin Warwick y Huma Shah, de la Universidad de Coventry, repasan este caso inventado y una serie de transcripciones reales en los que la m√°quina permaneci√≥ en silencio y el juez humano fue incapaz de decidir a ciencia cierta si estaba interactuando con una persona o con un ordenador. ‚ÄúSer√≠a dif√≠cil que un juez tomara una decisi√≥n con seguridad sin tener informaci√≥n para seguir adelante‚ÄĚ, dice el estudio.

Advertisement

La inteligencia artificial pudo optar por el silencio para enga√Īar al juez, pero los casos reales ocurrieron por un fallo t√©cnico. Esto plantea una duda: ¬Ņqu√© significa realmente que una m√°quina supere el test de Turing? Alan Turing ide√≥ el juego como alternativa a la pregunta ‚Äú¬Ņpueden pensar las m√°quinas?‚ÄĚ y, sin embargo, no podemos decir que una m√°quina que supera la prueba por un fallo t√©cnico sea una m√°quina pensante de verdad.

‚ÄúAcogerse a la Quinta supone un grave fallo en el test de Turing‚ÄĚ, concluyen los autores. ¬ŅEs legal quedarse callado durante el juego? No importa: seg√ļn los investigadores, el estudio pone en evidencia que hay un problema mayor en la prueba y es que no sirve para evaluar si una entidad es capaz o no de pensar. [Warwicka et al. v√≠a WIRED]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.