Imagen: NASA/JPL.

La misión Rosetta de la ESA comenzó a inicios del año 2004 y su objetivo era estudiar un cometa y ayudarnos a entender un poco más acerca de la formación del Sistema Solar. Pero el próximo 30 de septiembre la misión llega a su fin, y la sonda se estrellará sobre el cometa que persiguió por 10 años.

La Agencia Espacial Europea (ESA) ha anunciado que el próximo 30 de septiembre la sonda Rosetta realizará un descenso controlado para estrellarse sobre la superficie del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, el cual ha estudiado durante los últimos meses y del que nos ha enviado mucha información, gracias al módulo Philae que hizo descender sobre su superficie.

Advertisement

Advertisement

Al final los responsables de esta misión decidieron no dejar que la nave tuviera una “muerte lenta” y quedarse por inactiva en el espacio, la estrellarán sobre el cometa. La elección de la fecha tiene que ver con que la sonda se está acercando a un punto en el que no recibirá más energía solar y, por tanto, la ESA perderá el control y la comunicación con la sonda para siempre.

La sonda duró 10 años en alcanzar al cometa 67P, desde que fuera lanzada al espacio en marzo de 2004. Pero desde noviembre de 2014 comenzó a enviar datos e información sobre el cometa, su superficie y hasta sus condiciones climáticas. Después de varios problemas con su aterrizaje en la superficie del cometa, el módulo Philae cumplió gran parte de su misión y actualmente ya la ESA no tiene contacto con este dispositivo.

Rosetta ha sido una de las misiones espaciales más importantes en la historia de la humanidad relacionadas a intentar conocer cómo se formaron nuestros planetas e incluso todo el Sistema Solar. Aunque la sonda dejará de existir el 30 de septiembre, la ESA tiene muchos datos que analizar y estudios que realizar gracias a la información que recopiló la misión. [vía ESA]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.