Interpretación de un artista del planeta en el sistema HD 131399. Imagen: ESO/L. Calçada.

A 320 años luz de distancia, en la constelación Centauro, existe uno de los planetas más extraños que la humanidad ha descubierto. Tiene cuatro veces la masa de Júpiter y una órbita dos veces más lejana que la de Plutón... alrededor de uno de sus tres Soles.

Usando un nuevo instrumento que se encuentra en el “Very Large Telescope” del Observatorio Europeo del Sur, un equipo de astrónomos ha descubierto un planeta en un exótico sistema de tres estrellas, y es la segunda vez que la humanidad descubre un exoplaneta así. Pero la gran diferencia es que el primero descubierto tenía su órbita muy cerca de una de sus estrellas y lejos de las otras dos, mientras que el nuevo planeta HD 131399Ab es influenciado por la gravedad de los tres Soles. Hasta ahora, los astrónomos no estaban seguros de que un planeta pudiera sobrevivir de esta forma.

Advertisement

Advertisement

“Me atrevo a decir que esta es la órbita más extrañas que jamás hemos encontrado en un exoplaneta”, dijo a Gizmodo Kevin Wagner, astrónomo de la Universidad de Arizona y autor principal del estudio sobre este descubrimiento que publicaron en Science. “Hasta ahora no conocemos de otro planeta en unas condiciones como estas”.

Aunque los astrónomos hasta la fecha han descubierto miles de exoplanetas mediante fotometría de tránsito, solo han podido obtener imágenes directas de un puñado de estos mundos. Y es que puedes hacerte una idea de lo que supone obtener imágenes directas de estos planetas al imaginar que se trata de intentar ver una libélula desde un faro a casi 2000 kilómetros de distancia; no es nada fácil de hacer. Los únicos planetas de los que hemos podido obtener imágenes son mucho más grandes que Júpiter y se ubican en una órbita con distancia suficiente como para que el brillo de su estrella madre sea menos intenso.

Pero a medida de que los instrumentos han avanzado, también lo ha hecho nuestra habilidad de ver una mayor diversidad de exoplanetas, incluyendo algunos en sistemas de varias estrellas, lo que supone un reto adicional para descubrir al contar con múltiples fuentes de luz.

En el 2014 el “Very Large Telescope” de la ESO fue equipado con un nuevo instrumento llamado SPHERE, el cual cuenta con un sistema de ópticas adaptado para cancelar la distorsión que ocasiona la atmósfera terrestre, además de un instrumento para bloquear la luz estelar, llamado coronógrafo. El SPHERE es ahora mismo una de las herramientas más poderosas en el mundo para obtener imágenes directas con las que cuentan los cazadores de planetas, y lo demostró al ser capaz de descubrir este exoplaneta de tres estrellas durante su primera campaña de observaciones.

El planeta realiza su órbita alrededor de una estrella joven de tipo “A” (llamada HD131399A), y le toma unos 550 años terrestres el realizar una rotación completa. Más allá de su órbita se encuentra una estrella similar al Sol y una enana “K” (llamadas “B” y “C”), las cuales giran la una sobre la otra mientras a su vez giran al rededor de la estrella “A”.

Advertisement

Sponsored

“El planeta se encuentra aproximadamente a un tercio de distancia [entre A y el par B/C]”, dijo Wagner. “Y las tres estrellas ejercen el efecto de su gravedad sobre el planeta, lo que quiere decir que cuenta con una órbita bastante irregular que constantemente está cambiando y evolucionando”.

Está por verse si el efecto de la gravedad de tres estrellas terminará destruyendo el planeta. En términos cósmicos, el planeta HD 131399Ab todavía es un infante, con apenas unos 13 millones de años de haber nacido. Pero a su vez el hecho de que haya sobrevivido tanto tiempo sugiere que podrían existir muchos más mundos como este. Algunos incluso podrían ser pequeños, rocosos y habitables.

Imagen del planeta HD 131399Ab en el sistema estelar triple HD 131399, capturada por el sistema SPHERE de la ESO.

“Creíamos que [los sistemas estelares triples] no son algo común, o al menos no con las condiciones que presenta este, por lo que hasta ahora no los habíamos buscado en el cosmo”, dijo Wagner. Estudiar esta clase de sistemas nos ayudará a entender un poco más las condiciones en las que los planetas se pueden formar.

Advertisement

Wagner continuará estudiando la órbita del HD 131399Ab para determinar si el planeta será estable a largo plazo. Pero mientras su destino, y en general el destino de los planetas triple estelares en el universo, sigue siendo una incógnita, nada detendrá a la humanidad y los astrónomos de que imaginen cómo podría ser la vida en un mundo como este.

“Me gusta imaginar cómo serán las condiciones de estar en ese planeta cuando está opuesto a las tres estrellas”, menciona Wagner. “Será prácticamente como ver tres Soles en el horizonte, y mientras el planeta continúa su órbita las estrellas se irán separando, hasta un punto en el que la puesta de una de las estrellas coincidirá con la puesta de las otras.”

Básicamente, si estuviésemos allí, tendríamos dos temporadas: una con tres amaneceres y tres ocasos cada día, y otra con luz perpetua, en la que una estrella (o dos) siempre aparecerá en el horizonte para reemplazar a la que se está poniendo.

Advertisement

Advertisement

Ahora, si eso no hace que te den ganas de montarte en una nave espacial y explorar el universo, la verdad es que no quiero conocerte.

Vídeo: Mandy Mandelstein.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.