Deshielo. Pexels

El planeta devastado por el cambio climático puede parecer una imagen del futuro. Lo cierto es nadie sabe con certeza qué va a ocurrir, pera la Tierra ya está experimentando una serie de efectos que no podemos eludir. Un grupo de expertos ha marcado en rojo el límite para darle la vuelta: tenemos tres años.

Veamos algunas de las noticias que hablan por sí solas. A nivel global, la tasa media del nivel del mar aumentó un 50% en las dos últimas décadas. En el 2017, las temperaturas ya han alcanzado sus niveles más altos en algunas áreas, siendo el caso reciente de la ciudad iraní que ha llegado a los 54 grados el más extremo. De hecho, los últimos tres años fueron los más calientes registrados de forma global

Advertisement

Por esta razón, seis científicos y diplomáticos destacados han lanzado una carta abierta. Entre ellas, la investigadora y ex jefa de medioambiente en la ONU, Christiana Figueres, y el físico Stefan Rahmstorf.

Los expertos alertan en la carta explicando que el planeta tiene aproximadamente tres años antes de que se produzcan los peores efectos del cambio climático. Publicada el 28 de junio, el escrito insta a los gobiernos, empresas, investigadores y ciudadanos a abordar las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero desde este mismo momento. Según explican:

Cambios de la temperatura global en 100 años. Wikimedia Commons

Si las emisiones se reducen para el 2020, las temperaturas globales probablemente evitarán llegar a un umbral irreversible. Los impactos incluirían la rápida deforestación, las inundaciones causadas por el aumento del nivel del mar y los impredecibles cambios climáticos que podrían afectar a la agricultura y afectar la vida en las costas, donde vive la gran mayoría de la población.

Para ello, los investigadores exponen seis metas a conseguir de aquí al 2020:

  • Aumentar las energías renovables al 30% del uso de la electricidad.
  • Proyectos y planes para que las ciudades y los estados abandonen la energía de combustibles fósiles en 2050, con una financiación de 300.000 millones de dólares anuales.
  • Asegurarse de que el 15% de todos los vehículos nuevos vendidos sean eléctricos.
  • Reducir las emisiones netas de la deforestación.
  • Publicar un plan para reducir a la mitad las emisiones de la deforestación antes de 2050.
  • Alentar al sector financiero a emitir más “bonos ecológicos” para los esfuerzos de mitigación del clima.

Los autores reclaman que todas las ciudades y los empresas luchen contra las emisiones y cumplan con los objetivos del acuerdo de París, incluso sin la ayuda del gobierno de Estados Unidos. Según Figueres, “estamos a la expectativa de poder reducir la curva de emisiones hacia el 2020. La oportunidad que se nos da durante los próximos tres años es única en la historia”. [Nature vía The Guardian]