Dragon Ball Super es una serie de anime, lo que quiere decir que no podemos tomarnos muy en serio lo que sucede en ella. Todo es ficción, una maravillosa y absurda ficción. No obstante, aún así pueden superarse y sorprendernos de vez en cuando, como ocurrió con la nueva bebé de Bulma en el último episodio.

Bulma, la esposa de Vegeta en la serie, llevaba embarazada durante parte de la temporada de la que sería su primera hija, la pequeña hermana de Trunks llamada “Bra” (conocida como Bura en Latinoamérica). Los protagonistas de la saga llevan muchos años teniendo hijos y gracias a ello hemos conocido a otros héroes Saiyan muy poderosos como Gohan o Trunks.

Advertisement

Advertisement

Sin embargo, nunca pudimos imaginar que el nacimiento de un bebé Saiyan podía ser tan absurdo y sin sentido. En el episodio, el ángel Whis ha sido el encargado de traer al mundo a la pequeña hija de Vegeta y Bulma, y en lugar de llevarla a un hospital o utilizar conocimientos médicos la ha sacado del vientre de su madre usando una especie de varita mágica.

Lo más sorprendente, incluso más que el hecho de que teleportara a Bra del vientre de Bulma directamente a sus brazos limpiecita y lista para comenzar a jugar como cualquier bebé normal, es que ninguno de los otros personajes de la serie se alarmó o extrañó por este parto tan peculiar. Todos ven con normal tranquilidad cómo Whis extrae con magia a la bebé. Bueno, todos menos los hombres, que por alguna razón se esconden en otra habitación.

Esta es otra prueba más de lo absurda (pero maravillosa) que puede ser esta serie, la cual nunca deja de sorprendernos. O quizás es que me estoy preocupando por detalles que ni siquiera deberían importarme. [vía @A5Vabo (Twitter) / Kotaku]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.