Han pasado casi 20 años desde la última vez que Blizzard lanzó un juego completamente nuevo, una franquicia que no tuviera nada que ver con Warcraft, Starcraft o Diablo. Pero más allá de eso Overwatch es un juego que aunque se siente familiar, es diferente a todos los FPS que hay en el mercado,y hablaremos de él por años.

Cuando me preguntan qué es Overwatch me cuesta un poco responder porque decir que es “un juego de acción y disparos con táctica” es resumirlo muy mal. Como todo título de Blizzard la idea es que lo veas en acción, y mejor aún que lo experimentes, para que sepas por qué es algo diferente.

Advertisement

Advertisement

Porque Overwatch puede que sea un juego FPS, pero no es el típico juego FPS. Si al jugarlo por primera vez eliges el personaje cuyo aspecto te gusta más y te vas a la carga disparando a diestra y siniestra en modo Call of Duty perecerás más rápido de lo que imaginas. Así no se juega esto.

Si nos vamos a lo “técnico” o específico, Overwatch es una mezcla de FPS y MOBA que sí, a primera instancia recuerda un poco a Team Fortress 2, pero no lo suficiente como para que se sientan iguales. De hecho, lo que hace único a Overwatch es que las partidas son dinámicas, ninguna será igual a la otra.

Y realmente me ha enganchado. No soy de los que año tras año se compra el nuevo Call of Duty porque hace años ya me cansé de su fórmula (lo que no quiere decir que sea malo, solo no es lo mío). Pero en este juego encontré algo fresco, rápido y bastante adictivo, algo que no me sucedía desde hace años, y estos son los motivos:

No puedo “enamorarme” de un solo personaje

Aunque tarde o temprano tendrás un personaje favorito o alguno con el que te sientas más a gusto y que crees acabarás con más enemigos, quedarse junto a un único personaje es el mayor error que se puede cometer en este juego (en mi primera hora de la Beta lo hice, y pagué el precio).

Sí, ya se que luce genial, pero varía tu personaje o pagarás las consecuencias.

Porque aunque el juego se basa en dos equipos de 6 jugadores que intentan realizar un objetivo como conquistar un punto o llevar una carga de un lugar a otro (ninguna partida se gana por matar más al enemigo), Overwatch tiene 21 personajes actualmente, y cada uno es diferente al otro.

Sponsored

Es por ello que hay que estudiar bien la composición del equipo en cada partida, y la composición de tu contrincante. Hay personajes que son más débiles ante otros, por lo que no puedes ir predispuesto a elegir un “héroe” (nombre que le da el juego a sus personajes) antes de cada partida, debes adaptarte a la situación.

Y allí es que me percaté de que cada partida es única. El hecho de que puedas cambiar de personaje durante la partida las hace dinámicas. ¿Ves que están matando mucho al tanque de tu equipo? Quizás es hora de que lo acompañes eligiendo una Mercy que lo cure y lo haga más fuerte. ¿Encontraste un punto estratégico desde el que podrías defender una zona? Quizás es hora de que uses a Bastion y te conviertas en torreta, para no dejar que nadie se acerque al objetivo.

Advertisement

Así, todo el tiempo. Hay que adaptarse a los cambios que hacen tus contrincantes, tienes que saber dominar el uso de cada una de las clases y muchos de los héroes del juego, y con el tiempo dominarlos a todos.

Cada personaje cuenta con un arma, dos habilidades normales y una habilidad especial. Al aprender a combinar las habilidades normales con daño base puedes dominar en la partida. Por ejemplo, me he encariñado un poco con D.Va (sí, ya se que dije que no debemos encariñarnos), y he conseguido una fórmula perfecta para hacer daño al usar el escudo reflector mientras te dispara un enemigo para luego lanzarme sobre él usando la propulsión y aplastarlo contra una pared, y después voltear y disparar a los demás.

La estrategia varía dependiendo de la situación, el mapa y los contrincantes que tengas, pero en general siempre funciona el combinar todas tus habilidades para hacer el máximo daño, o defender por la mayor cantidad de tiempo.

Finalmente, lo más interesante de los héroes en Overwatch son sus habilidades especiales. A medida que usas un héroe se irá “cargando” su habilidad especial, y una vez esté lista para usarla podrás combinarla en tu estrategia para sacar el máximo provecho.

Advertisement

Por ejemplo, en el caso de Mercy su habilidad especial es revivir a un jugador, por lo que en muchas ocasiones al ver que habían matado a ese Bastion que estaba haciendo tanto daño al enemigo pude darle una segunda oportunidad, de forma inmediata. En el caso de Pharah es muy útil sorprender por el aire a un grupo enemigo y matar 3 o 4 héroes usando su lluvia de misiles característica.

Una vez me familiaricé con las habilidades de los 6 personajes que siempre uso, fui modificando mi táctica al momento de usarla. Porque, de nuevo, ninguna partida es igual.

¿Qué hace diferente a Overwatch?

Vivimos en una época en la que cada mes salen cientos de juegos nuevos, y al menos una docena de estos se hace realmente interesantes. Todos los años hay un nuevo Call of Duty, un Battlefield y tenemos juegos “gratuitos” como Team Fortress 2. El mundo está abarrotado de títulos FPS.

Pero lo que ofrece Blizzard con Overwatch es un aire fresco en un mundo lleno de juegos iguales. Un mundo con personajes simpáticos, de esos que inspirarán a miles de cosplayers en el mundo y cuyas figuras de acción querremos tener. Un universo que se siente familiar y pareciera que fuera el mundo real, pero dentro de algún tiempo.

Entre la beta y el lanzamiento final del juego llevo más de 40 horas acumuladas, jugándolo tanto en PlayStation 4 como en PC, y no logro cansarme. Mis noches libres durante los últimos días se han resumido en hablar con mis amigos para armar una partida y jugar un par de horas como un equipo ordenado y estratégico, pero también he jugado solo y me he encontrado con jugadores bastante ordenados, con un par de excepciones.

Advertisement

Advertisement

Creo que Overwatch es un juego que puede ser divertido para cualquiera, tanto para el que disfruta de los FPS o los MOBA, como para el que nunca ha sido fanático de estos géneros. El juego te engancha rápidamente y está balanceado para todos, sus microtransacciones son netamente estéticas, no afectan la experiencia de juego.

Y si conoces a Blizzard sabrás que esto es solo el principio. En el futuro nos esperan más héroes, más mapas y más modos de juego, además de un modo competitivo profesional Overwatch se encuentra en ese punto medio de ser un juego rápido al que puedes jugar por pocos minutos para olvidarte del estrés después del trabajo o la universidad, y ese título que te anima a buscar siempre una mejor estrategia y planear tus ataques y enfrentamientos junto a tu equipo.

Para mis gustos y necesidades, esta clase de juegos son perfectos.

Se que una de las mayores críticas a Overwatch es que tiene pocos modos de juego (y es cierto), pero Blizzard lo sabe y nos recuerda que apenas esto es el principio. Cuando salió Hearthstone o incluso Diablo III también se sentían cortos de contenido, pero hoy en día son juegos enormes y llenos de cosas por hacer.

Advertisement

Overwatch acaba de nacer y tiene un futuro muy prometedor. Se ha convertido en mi juego de acción y multijugador favorito del momento, y me da la sensación de que lo seguiré jugando por mucho tiempo, algo que no se puede decir de la mayoría de juegos hoy en día, que pasan al olvido en cuestión de semanas.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.