En 1957, la Unión Soviética envió al espacio una bola de 58,5 centímetros que emitía pulsos de radio: el Sputnik. Una parte del cohete que lo llevó hasta allí se convirtió en la primera pieza de basura espacial de la historia. Desde entonces hemos acumulado más de 20.000 fragmentos de chatarra en la órbita terrestre.

Un año después del Sputnik, la misión Explorer 1 de los Estados Unidos siguió añadiendo basura a la órbita baja terrestre. En los 80 ya se contabilizaban 5.000 objetos en el vertedero espacial y en la década de los 2000 eran más de 9.000. La explosión de un misil balístico chino añadió 2.000 nuevos trozos de metal en 2007 y la colisión de dos satélites sumó otros 2.000 fragmentos en 2009.

El profesor Stuart Grey de la University College de Londres ha creado una visualización interactiva de toda la basura espacial a lo largo de las últimas seis décadas. La infografía utiliza datos precisos de la localización de cada trozo de basura y nos va contando cómo hemos llegado a la situación actual a medida que hacemos scroll. [vía The Royal Institution]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)