Imagen: Ilustración de una colisión en Marte / vía: Labex UnivEarths / Université Paris Diderot.

Nuestro vecino planeta rojo está lleno de misterios que todavía poco a poco los científicos y astrónomos han ido revelando. El último tiene que ver con la formación de sus lunas Fobos y Deimos, que según un estudio se debería a una colisión de gran magnitud que ocurrió hace miles de millones de años.

Estas lunas (o satélites naturales) por mucho tiempo fueron consideradas asteroides y no satélites debido a sus formas peculiares y a que sus composiciones se asemejan mucho a las de una simple roca espacial. Con diámetros de apenas 22 y 12 kilómetros respectivamente, Fobos y Deimos serían parte de un enorme número de lunas que se formaron debido a esta colisión, pero que poco a poco fueron desapareciendo con el paso del tiempo (muchas de ellas se habrían estrellado en la superficie del planeta rojo).

El estudio, publicado en la revista Nature, realizó simulaciones basándose en modelos numéricos y propone dos escenarios basados en al colisión de un cuerpo de gran tamaño en el polo norte marciano: en el primer caso la colisión habría creado un anillo de desechos alrededor de Marte y en el interior del anillo, donde la densidad era mayor, se formaron las lunas. Todos los otros restos habrían caído al planeta con el paso de millones de años.

La otra posibilidad es un poco más sencilla, al asegurar que las lunas habrían salido disparadas de la superficie marciana debido a la colisión (junto con muchas otras más pequeñas). Más allá de su origen tenemos que recordar que Marte “matará” a Fobos dentro de unos 30 millones de años gracias a su gravedad, por lo que de haber nacido de una colisión tanto su origen como su final serán de lo más interesantes. [vía Nature Geoscience (1) / (2)]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.