Imagen: Klearchos Kapoutsis / Flickr

Si alguna vez un perro ha levantado las cejas y te ha derretido el corazón con sus ojos grandes y brillantes, no necesitas ningún estudio: sabes muy bien que esos peludos manipuladores usan sus expresiones faciales para comunicarse con los humanos. Ahora la ciencia ha venido a confirmar eso que tú y yo ya sabíamos.

Muchas especies de mamíferos tienen expresiones faciales, pero para la mayoría son simples respuestas mecánicas a un estado emocional y no una forma de comunicación. Los perros, en cambio, parecen reconocer cuándo les prestamos atención y modificar sus expresiones faciales en consecuencia.

Advertisement

Para comprobarlo, investigadores de la Universidad de Portsmouth en el Reino Unido hicieron pasar a 24 perros de diferentes edades y razas a una habitación donde había una persona y, a veces, comida. A continuación, pidieron a la persona que mirara al perro o bien mirara a la pared. Resulta que cuando la persona prestaba atención a los perros, estos reaccionaban levantando las cejas, sacando la lengua o haciendo ruido con mucha más frecuencia que cuando el humano les daba la espalda, sin importar que hubiera o no comida delante como estímulo.

Según un estudio publicado en Scientific Reports, los resultados sugieren que los perros son sensibles a la atención prestada por el ser humano y que sus gestos tienen alguna función comunicativa: no son simples expresiones emocionales de su excitación. En otras palabras, los perros parecen ser lo suficientemente brillantes como para utilizar sus expresiones faciales con el fin de comunicarse con nosotros o tener algún tipo de interacción social.

Esto es algo que ya estudiamos en los primates, pero los científicos querían confirmarlo ahora con los perros por su historia única de convivencia con el ser humano. Los perros y los humanos hemos convivido durante más de 30.000 años, así que no es de extrañar que las presiones de la selección hayan actuado sobre su capacidad para comunicarse con nosotros.

Advertisement

En el pasado, otros estudios demostraron que los perros de las perreras encuentran casa nueva más rápido si levantan las cejas con más frecuencia, dejando ver sus ojos más grandes y más parecidos a los de los bebés. Pero ¿lo hacen para manipularnos? Eso es una sospecha que tendremos que resolver con otro estudio. [Scientific Reports vía Agencia Sinc, The Verge]