A lo largo de la historia ha habido poblaciones que han desaparecido de manera dramática. A Pompeya la borró del mapa un volcán. Otras ciudades costeras acabaron sumergidas debido a maremotos. Broo es un caso diferente. A esta aldea escocesa se la tragó la arena, y acaban de descubrir cómo pasó.

Advertisement

Hacia 1665, Broo era un peque√Īo pueblo de pescadores y ganaderos situado en las islas Shetland, al norte de Escocia y no muy lejos del C√≠rculo Polar √Ārtico. Para 1700, los √ļltimos habitantes de Broo abandonaban definitivamente la aldea y sus alrededores, cubiertos por cerca de dos metros de arena que la hac√≠an completamente inhabitable.

¬ŅC√≥mo pudo pasar? Los documentos hist√≥ricos de la √©poca hablan de intensas tormentas de arena, pero las islas Shetland no son precisamente un lugar que asociemos con tormentas de arena tan intensas como para cubrir edificios, sino con lluvia y viento fr√≠o.

Advertisement

Sin embargo, el panorama era muy diferente hace 400 a√Īos. Durante los siglos XVI y XVII, el planeta sufri√≥ un periodo de cambio clim√°tico conocido como la peque√Īa edad de hielo. Un equipo de paleoclimat√≥logos de la Universidad de Glasgow decidi√≥ correr modelos matem√°ticos para simular las condiciones de viento de la √©poca. Los resultados han sido sorprendentes. Durante la peque√Īa edad de hielo, las Islas Shetland fueron barridas por furiosas tormentas de arena.

La cuesti√≥n es que solo Broo termin√≥ sucumbiendo a estas tormentas. El resto de pueblos sencllamente limpiaron la arena y siguieron con sus vidas. La raz√≥n es que Broo estaba en una bah√≠a que hac√≠a las veces de t√ļnel de viento, multiplicando la cantidad de arena que las tormentas depositaban.

El viento no fue el √ļnico factor que conspir√≥ para llevar a la muerte de Broo. sus habitantes tambi√©n tuvieron su parte de culpa. La deforestaci√≥n de las zonas colindantes a la aldea para hacer sitio a reba√Īos de ovejas y granjas de conejos tambi√©n contribuyeron a agravar el microclima de la zona.

Advertisement

El modelo creado por los investigadores no solo explica un misterio que se ha mantenido durante décadas. También es un aviso sobre las imprevisibles consecuencias que el cambio climático puede tener a nivel local, en zonas con microclimas que pueden cambiar de forma mucho más dramática que las regiones colindantes. [Science Direct vía Sciencemag]