GIF: Jim Cooke (Gizmodo)

En alg√ļn punto entre dentro de un segundo y dentro de un milenio, morir√°s. Tu cuerpo y todos tus √≥rganos dejar√°n de funcionar y se reincorporar√°n a los elementos inertes de la Tierra. La Tierra tambi√©n morir√°, engullida por un Sol en expansi√≥n ya envejecido. El Sol gastar√° todo su combustible y terminar√° convertido en una enana blanca antes de agotarse y morir. La V√≠a L√°ctea chocar√° con la vecina Andr√≥meda y formar√° una gran galaxia el√≠ptica, que morir√° al perder todas sus estrellas en el espacio intergal√°ctico. Los cad√°veres de las estrellas tambi√©n desaparecer√°n. El universo envejecer√° hasta que toda la materia sea almacenada en agujeros negros o flote como part√≠culas elementales libres. Esos agujeros negros se evaporar√°n, y entonces el universo morir√°. Todo lo que fue ser√° un fr√≠o helado para siempre.

Este es uno de los finales m√°s felices posibles: una ‚Äúmuerte t√©rmica‚ÄĚ que nos dar√° tiempo a despedirnos. Pero el universo ha existido mucho antes que los humanos y seguir√° existiendo mucho despu√©s que los humanos, por lo que contemplar su muerte es un esfuerzo deprimente en resaltar nuestra notable insignificancia. Eso s√≠: estudiar la f√≠sica de todo esto sirve como pasatiempo mientras esperamos que este se disuelva en la nada.

Advertisement

‚ÄúPodemos tratar de entenderlo, pero no hay nada que podamos hacer para afectarlo de alguna manera‚ÄĚ, explic√≥ a Gizmodo Katie Mack, profesora asistente de la Universidad del Estado de Carolina del Norte que est√° escribiendo un libro sobre el fin del universo. ‚ÄúNo dejaremos ning√ļn legado en el cosmos. Ese es un concepto interesante‚ÄĚ.

La muerte t√©rmica, o la ‚Äúgran congelaci√≥n‚ÄĚ, se considera el futuro m√°s probable, si tenemos en cuenta c√≥mo van las cosas. El universo se est√° expandiendo, y continuar√° expandi√©ndose. A medida que las cosas se alejan, las estrellas se forman con menos frecuencia porque el polvo y el gas est√°n cada vez m√°s dispersos. Los √ļltimos agujeros negros se habr√°n evaporado lentamente a trav√©s de un proceso te√≥rico propuesto por Stephen Hawking quiz√°s en un g√ļgol (eso son 10100 a√Īos). Y tal vez alg√ļn tiempo despu√©s, las part√≠culas restantes se descompongan y todo el universo asuma una temperatura promedio de casi el cero absoluto, pero no exactamente el cero absoluto. B√°sicamente, el universo ser√° tan grande y disperso que las probabilidades de encontrar algo ser√°n efectivamente cero.

Nada de esto suceder√° pronto. Siempre que los humanos sobrevivamos a nuestras propias tendencias autodestructivas, la atm√≥sfera de la Tierra podr√≠a durar otros mil millones de a√Īos, y el Sol entre 7000 millones y 10.000 millones de a√Īos antes de convertirse en un gigante rojo, expulsar sus capas externas y pasar a ser un n√ļcleo brillante del tama√Īo de la Tierra pero con mucha m√°s masa (es decir, una enana blanca) seg√ļn John Baez, f√≠sico de la Universidad de California en Riverside. Las estrellas rojas m√°s peque√Īas sobrevivir√°n alrededor de cien billones de a√Īos, y tal vez los humanos puedan asentarse en un planeta que orbite una enana roja como Proxima Centauri para extender su existencia. Estas son escalas de tiempo que escapan a la comprensi√≥n humana. Piensa en la cantidad de tiempo que te llevar√≠a recorrer el universo en su tama√Īo actual y a√Īade pararte a contar cada √°tomo en el universo despu√©s de cada paso.

Advertisement

‚ÄúSupongo que todos tendemos a deprimirnos al pensar en ello‚ÄĚ, dijo B√°ez a Gizmodo. ‚ÄúLas personas somos animales que piensan en el futuro, y nos gusta pensar en la vida como una historia con final feliz. Va contra nuestro cerebro imaginar que las cosas no van a salir bien, pero no hay raz√≥n para pensar que esto durar√° para siempre‚ÄĚ.

La expansión del universo
Graphic: Sidharth Nikam (JPL, NASA)

Algunas teor√≠as, como el Big Rip, plantean que el final llegar√° antes. En 1998, los cient√≠ficos descubrieron que el universo no solo se estaba expandiendo, sino que la tasa de expansi√≥n iba en aumento. Los investigadores teorizaron que alguna energ√≠a aparentemente innata al vac√≠o del universo, que denominaron energ√≠a oscura, potenciaba esa expansi√≥n acelerada. Existe la posibilidad de que en 100.000 millones de a√Īos, la energ√≠a oscura haga que el universo se expanda tan r√°pidamente que desgarre galaxias, sistemas solares, planetas y √°tomos antes de que puedan quedarse sin energ√≠a por s√≠ solos. El espacio entre cada punto individual crecer√≠a infinitamente. Los f√≠sicos tienden a apoyar la teor√≠a de la muerte t√©rmica sobre el Big Rip, pero qui√©n sabe, las observaciones no la descartan.

Advertisement

Tambi√©n existe la posibilidad de que el vac√≠o del espacio pueda cambiar. Tal vez el ‚Äúcampo de Higgs‚ÄĚ, un campo que impregna el universo y determina la masa de las part√≠culas subat√≥micas, no sea la configuraci√≥n de energ√≠a m√°s baja. Tal vez sea ‚Äúmetaestable‚ÄĚ y haya un estado fundamental de menor energ√≠a al que podr√≠a decaer. Imagina pasar toda la vida viviendo en una plataforma, pensando que es tierra firme: esta plataforma es el estado metaestable. Tal vez alg√ļn d√≠a, la plataforma se derrumbe y revele un verdadero suelo 30 metros por debajo. Las leyes de la f√≠sica tal como las conoces ya no funcionar√°n. Caer√°s y morir√≠as. Esto es esencialmente lo que suceder√≠a si el universo pasara de un estado metaestable a un estado m√°s estable, si estuvi√©ramos viviendo en una plataforma todo el tiempo. La teor√≠a terminar√≠a con el universo tal y como lo conocemos, ya que este nuevo universo de baja energ√≠a no apoyar√≠a la existencia del Modelo Est√°ndar que rige actualmente las identidades e interacciones de las part√≠culas que componen la materia. Es improbable que esto ocurra antes que la muerte t√©rmica, pero ser√≠a una muerte espectacular.

‚ÄúEn alg√ļn punto del universo, se crear√≠a una burbuja de verdadero vac√≠o que se expandir√≠a a la velocidad de la luz y envolver√≠a el universo, destruy√©ndolo todo‚ÄĚ, dijo Mack. Al ir a la velocidad de la luz, no la ver√≠as venir: la muerte llegar√≠a simult√°neamente con la advertencia de que se avecina la muerte.

Pero no todas las conclusiones c√≥smicas posibles son una absoluta desolaci√≥n. Tal vez en un futuro lejano, posterior a la muerte t√©rmica, la energ√≠a en el vac√≠o del universo podr√≠a saltar hacia atr√°s espont√°neamente en un punto, iniciando una inflaci√≥n para formar universos completamente nuevos, explic√≥ a Gizmodo Alan Guth, f√≠sico del MIT que invent√≥ la teor√≠a de la inflaci√≥n c√≥smica. Quiz√°s as√≠ es como se form√≥ nuestro universo, y tal vez haya un n√ļmero infinito de universos form√°ndose de la misma manera, decayendo fuera de un universo m√°s grande infinitamente inflado. Quiz√°s haya lugares m√°s all√° del alcance de nuestro propio universo que no se vean afectados por la desaparici√≥n de nuestro universo.

Advertisement

‚ÄúEste es el punto de vista m√°s optimista entre las teor√≠as, porque aunque nuestra parte del universo se extinguir√°, otras partes que pueden estar llenas de vida seguir√≠an para siempre‚ÄĚ, dijo Guth. Nuestro universo muere, en cualquier caso.

Y tal vez la energía oscura no sea un valor innato y constante para el universo. Tal vez su fuerza esté disminuyendo, lo que podría llevar a que la expansión del universo acabe disminuyendo. Todo podría entonces girar bajo la fuerza de la gravedad y colapsar, lo que se denomina un Big Crunch.

Hay muchas cosas que no sabemos sobre el universo, por lo que cualquiera de estas ideas podrían ser correctas o todas podrían ser incorrectas. Cualquier nuevo descubrimiento sobre la naturaleza de la energía oscura, el bosón de Higgs o el propio espaciotiempo podría revelar un destino muy diferente, donde todo se convierte en nada o nuevos universos surgen de las cenizas del antiguo o pasa algo totalmente diferente. En cualquier caso, la existencia y el legado de la humanidad, y todo lo demás, dejará de existir y de tener un significado.

Advertisement

‚ÄúAunque todos sabemos que vamos a morir, nos duele que todo lo dem√°s tambi√©n vaya a desaparecer‚ÄĚ, dijo Mack. ‚ÄúNo hay nada que vaya a sobrevivir‚ÄĚ.