Así es la operación que ha planeado la NASA para rescatar la sonda de calor de la Insight

3.8K
13
Save
Imagen: NASA/JPL-Caltech

En febrero, el módulo de aterrizaje InSight de la NASA no llegó muy lejos en su labor de excavar un túnel en el suelo marciano. Lleva atascado desde entonces, pero la NASA ha ideado un plan con la esperanza de que la sonda pueda volver a funcionar.

El módulo de aterrizaje InSight de la NASA llegó a Elysium Planitia, una llanura cerca del ecuador marciano, en noviembre de 2018. El 28 de febrero de 2019, el módulo de aterrizaje comenzó una fase importante de la misión: el despliegue de su sonda de calor. Diseñada por el Centro Aeroespacial Alemán, la sonda, o “topo”, está diseñada para medir la cantidad de calor que se escapa por debajo de la superficie marciana, y se suponía que sería depositada a una profundidad de hasta 5 metros.

Advertisement

Desafortunadamente, la sonda de calor solo logró bajar unos 35 centímetros antes de detenerse. Se hizo tan poco progreso que la parte superior de la sonda todavía sobresale del agujero.

En los meses posteriores, la NASA ha sido incapaz de remediar la situación, y eso ha sido toda una gran decepción. Aquel momento, el equipo de la InSight imaginó que la sonda de calor había golpeado una roca, evitando así su progreso. Desafortunadamente, el equipo de la misión no puede sacar simplemente el dispositivo y comenzar de nuevo a escavar otro lugar. La sonda solo disponía de este único intento, ya que no puede dar marcha atrás.

Las pruebas reunidas durante este verano sugieren que la sonda de calor puede no haber golpeado una roca, sino un parche de material muy denso. Esto ha hecho que aumenten las esperanzas de encontrar una solución para volver a poner en funcionamiento la sonda, según un comunicado de la NASA publicado este jueves.

El nuevo plan utilizará la pala que hay en el extremo del brazo robótico de la InSight para ayudar con el martilleo de la sonda de calor. En la táctica propuesta, el brazo de la InSight empujará la pala dentro de la sonda para tratar de hacer que colapse el agujero. Así lo expresó Ashitey Trebbi-Ollennu, ingeniero de la InSight, en un vídeo de la NASA: “Haremos fuerza hacia abajo con la sonda para poder avanzar”.

Advertisement

Este plan ya ha sido puesto en práctica, ya que la InSight reposicionó su brazo durante el pasado fin de semana, según la NASA. Durante las próximas semanas intentarán esta nueva maniobra.

Todavía sigue siendo posible que la sonda se encuentre con una roca impenetrable, pero las nuevas pruebas visuales apuntan a otro culpable: una capa de duricrust de 5 a 10 centímetros, que la NASA ha descrito como “un tipo de suelo apelmazado más grueso que cualquier cosa que han encontrado en el resto de misiones sobre Marte y que es diferente del suelo para el que fue diseñada la sonda”.

Advertisement

Esto pueden ser buenas noticias, porque quizás sea posible atravesar esa capa. Pero la sonda de calor necesita algo de ayuda. Para que la sonda pueda excavar, necesita fricción. La ausencia de polvo evita que el martilleo empuje la sonda más hacia abajo. Sin un medio con el que trabajar, la sonda simplemente rebota en su lugar. Si esto es lo que está ocurriendo aun es pronto para saberlo.

Esta no es la primera vez que la NASA ha tratado de usar el brazo de InSight para remediar una situación de este tipo. El verano pasado, la pala fue usada para remover el área alrededor del agujero con la esperanza de que colapsase y así hacer que la sonda funcionase. No sirvió de nada, ya que el brazo no podía ejercer la presión necesaria.

Advertisement

Trebbi-Ollennu dijo que es “cautelosamente optimista” con los intentos por hacer funcionar la sonda. Ahora tendremos que esperar y ver si la nueva táctica funciona, pero una cosa es segura: la NASA no se rinde fácilmente.

Share This Story