Nuevo caso de Ecce Homo artístico, esta vez en Asturias. La Dirección General de Patrimonio del Principado investiga una intervención sobre tres tallas de madera de los siglos XV y XVI realizada por una vecina de la localidad de Rañadoiro. Las figuras lucen este nuevo y colorido aspecto.

Se trata de tres figuras, una de la virgen con el niño y Santa Ana, otra de San Pedro, y una tercera de la virgen con el niño Jesús. Todas ellas lucen un grueso repintado en vivos colores que no se corresponde con las policromías originales. De hecho, la pieza central ni siquiera estaba coloreada en origen. Era una talla en madera de nogal con un acabado en barniz.

Advertisement

Lo mas grave del asunto es que las obras habían sido objeto de un minucioso estudio en 2003 para determinar cómo debían ser restauradas. El restaurador encargado de aquel informe, un profesor de la Escuela Superior de Arte del Principado de Asturias llamado Luis Suárez Saro no se explica qué ha ocurrido. “Fui a hablar con ellos, se hizo un estudio y se pidió una subvención, por eso me parece un tanto extraño que se haya actuado de esta manera ahora”, comenta en unas declaraciones al diario El País. De hecho hasta se pidió una subvención para acometer el proceso de restauración.

El párroco de la localidad decidió que era mejor confiar la restauración a María Luisa Menendez, una vecina del pueblo. María Luisa se defiende diciendo que a los vecinos les gustó: “Yo no soy una pintora profesional, pero siempre me gustó, y las imágenes tenían mucha falta de pintarse. Así que las pinté como pude, con los colores que me parecieron, y a los vecinos les gustó”, explica a El Comercio. El párroco que autorizó la intervención se encuentra de retiro espiritual y no ha podido ser consultado acerca del estropicio.

Advertisement

El profesor Saro explica que las figuras pueden revertirse a su estado original siempre y cuando la señora Menendez no lijara las policromías antes de pintar. El caso se suma al puñado de averías que se han ido registrando en los últimos años desde el descubrimiento del Ecce Homo original, una desopilante restauración acometida sobre el Ecce Homo de Borja por una pintora aficionada llamada Cecilia Giménez. [vía El Comercio y El País]