Image: AP

Lo hemos comentado en más de una ocasión, todo lo que sale de tu cuerpo es una huella que ofrece muchas pistas, no sólo de ti, si no incluso de aquellos con los que has estado. El gobierno chino lo sabe, y por eso ha implementado un programa de vigilancia masiva de las heces y la orina de sus ciudadanos.

¬ŅC√≥mo? Evidentemente, no se trata de ir casa por casa en busca de muestras. Tal y como explican en un art√≠culo en Nature, y con el fin de detectar el uso de drogas, docenas de ciudades est√°n analizando de forma forense las aguas residuales, lo que ya ha llevado al arresto de un fabricante de drogas.

Advertisement

Al parecer, la ciudad de Zhongshan, en la provincia de Guangdong, ha estado monitoreando las aguas residuales para evaluar los programas de reducci√≥n de drogas. De esta forma, la polic√≠a arrest√≥ a un fabricante basado en el an√°lisis qu√≠mico de las aguas residuales humanas. Tras el √©xito, un pu√Īado de ciudades se ha sumado a la iniciativa.

Image: AP

Se trata de un proceso denominado como epidemiología basada en aguas residuales, y funciona mediante pruebas de ciertos subproductos, o metabolitos, que el cuerpo produce después de metabolizar drogas. Algunos de estos subproductos están presentes en las materias residuales humanas, y pueden actuar como biomarcadores de sustancias como la cocaína o la marihuana.

Advertisement

Como se usa actualmente, el proceso es una herramienta cuantitativa que combinada con la población u otros datos, puede decirles a los investigadores qué cantidad de medicamentos se usan o cómo cambian con el tiempo.

El bioseguimiento no solo se utiliza para la investigaci√≥n de medicamentos, tambi√©n tiene algunos beneficios en los estudios de enfermedades, y presenta diferentes beneficios y consecuencias seg√ļn c√≥mo se maneje. Seg√ļn el presidente chino, Xi Jinping, para finales de 2018 los gobiernos centrales y locales habr√°n invertido 1.5 millones de d√≥lares en este tipo de vigilancia.

Image: Quema de drogas (AP)

Advertisement

Como explican en Nature, la mayoría de los expertos coinciden en que se trata de una medida bastante confiable para estimar el consumo de drogas, y podría ser el mejor indicador existente.

De hecho, en un estudio realizado por investigadores colombianos en la ciudad de Medellín corroboró las cantidades de cocaína y cannabis que se consumían en la ciudad. Del mismo modo, las aguas residuales recolectadas en 49 plantas de tratamiento arrojaron luz sobre el uso de heroína en hasta 24 ciudades chinas.

Obviamente, se trata de una técnica con trabas legales, ya que su adopción por parte de la policía china plantea cuestiones interesantes sobre la ética del bioseguimiento, principalmente en torno al consentimiento con respecto a cómo se obtienen, analizan y almacenan las sustancias biológicas de cada ciudadano. [Nature vía Motherboard]