Photo: Neti Moffitt (Daily Mail)

El pasado martes, una madre australiana llamada Neti Moffitt cortó varios gajos de naranja para sus hijos y dejó el resto en la cocina. Al día siguiente una mancha de color morado se extendía por la pulpa de la fruta. La mejor parte es que no es la primera vez que pasa y los científicos no tienen ni idea de la causa.

Advertisement

Al ver el extra√Īo color de los gajos, Moffit revolvi√≥ en la basura para comprobar los que ya se hab√≠an comido su hijo y comprob√≥ que tambi√©n exhib√≠an manchas moradas que iban aumentando de tama√Īo.

Photo: Netti Moffit (Daily Mail)

Lo primero que piensas al ver la imagen es que uno de los ni√Īos la ha te√Īido con tinta de rotulador y todo esto no es m√°s que una elaborada broma. Eso mismo es lo que pensaron los cient√≠ficos del Departamento de Salud y Medioambiente de Queensland en 2015, cuando otro residente les alert√≥ de un caso similar.

Advertisement

La naranja que cambió de color en 2015.
Photo: Angele Postle (9News Australia)

No era tinta, ni ning√ļn tipo de colorante alimentario. De hecho la fruta tambi√©n dio negativo en yodo, un elemento¬†que explicar√≠a el cambio de color. La hip√≥tesis es que la naranja ha entrado en contacto con alguna sustancia que la ha hecho cambiar de color de esa manera, pero los an√°lisis realizados en 2015 no sirvieron para encontrar una causa que explicara el extra√Īo fen√≥meno de coloraci√≥n. Ahora tienen una segunda oportunidad.

Photo: Netti Moffit (Daily Mail)

Advertisement

La nueva naranja que ha cambiado de color ha sido recogida por cient√≠ficos del Departamento de Ciencias Forenses de Queensland, que tambi√©n se han llevado el cuchillo que se us√≥ para cortarla y el afilador del cuchillo. Con todas esas pruebas esperan poder determinar de una vez por todas la causa del cambio de color. Lo que s√≠ sabemos es que el proceso no es peligroso para la salud. Los hijos de la se√Īora Moffitt no han experimentado problema de salud alguno.

Las naranjas provienen del mercado local de Brisbane y son los √ļnicos casos en tres a√Īos, por lo que ni el gobierno ni los representantes de Citrus Australia (la confederaci√≥n de productores de c√≠tricos) han considerado necesario la voz de alarma hasta que los forenses no terminen sus an√°lisis. [v√≠a Daily Mail]