Primero voluntarios. CNES/Emmanuelle M.

Es posible que hayas tenido que leer dos veces el titular, obviamente no es tan fácil. O sí, depende. Los científicos del Space Medicine and Physiology en Francia van a pagar esos 16 mil euros por pasar dos meses en la cama. Pero serán 60 días sin poder salir de allí y en unas condiciones de estudio.

La raz√≥n es bien simple: estudiar√°n los efectos de la microgravedad en nuestra biolog√≠a sin los gastos que supone enviar a alguien al espacio para ello. De esta forma los investigadores del Space Medicine and Physiology de Francia han colgado un anuncio donde buscan a 24 hombres sanos que no fumen y que tengan entre 20 y 45 a√Īos de edad para asumir el trabajo ‚Äúm√°s lento‚ÄĚ en el Universo.

Advertisement

A cambio de los 16 mil euros los sujetos pasar√°n dos semanas someti√©ndose a diversas pruebas antes de estar completamente acostados durante 60 d√≠as, seguido de otra quincena de evaluaci√≥n. ¬ŅTentador, no? El experimento es todo lo que estas pensando, es decir, comer e ‚Äúir al ba√Īo‚ÄĚ estando acostado en la cama, sin salir de ella. Todo ello con la mitad del cuerpo inclinada hacia abajo en un √°ngulo de -6 grados.

El estudio recuerda al de Boris Morukov en 1986. En ese momento se llev√≥ a cabo un experimento en Rusia donde 11 hombres seleccionados deb√≠an permanecer en la cama un a√Īo entero. 370 d√≠as en la misma posici√≥n sin poder levantarse. Claro que aquello era un a√Īo, demasiado tiempo y raz√≥n por la que algunos no lo terminaron. En cualquier caso el resultado arrojaba luz sobre el estudio de la mejora del metabolismo del calcio, lo que beneficiar√≠a a los futuros vuelos al espacio prolongados, seg√ļn Morukov.

Trabajos similares en la NASA. NASA

Advertisement

El nuevo experimento tiene el nombre de Cocktail y pretende replicar las condiciones de ingravidez de los astronautas en la Estaci√≥n Espacial Internacional. Los investigadores trataran de compensar el escenario fuera del espacio con un ‚Äúc√≥ctel‚ÄĚ de suplementos.

Ellos parten de la base de que los seres humanos evolucionaron para hacer un buen uso de la fuerza descendente de la gravedad, y no s√≥lo en cuanto a la sangre de nuestra cabeza, la compresi√≥n de nuestros m√ļsculos contra nuestros vasos sangu√≠neos mientras caminamos y nos mantenemos erguidos tambi√©n ayuda a nuestra circulaci√≥n.

A corto plazo, el tiempo que pasan flotando en caída libre puede hacer que los astronautas experimenten mareos como resultado de la presión sanguínea más baja y la disminución lenta en el volumen de la sangre, algo a lo que los voluntarios también tendrán que hacer frente.

Advertisement

Dicen los investigadores que a medida que pasan las semanas y los meses los m√ļsculos tambi√©n se deterioran en la espalda y en la mitad inferior del cuerpo, la densidad √≥sea disminuye y las defensas inmunol√≥gicas se reducen. Aqu√≠ entra el nuevo estudio, un esfuerzo por combatir estos efectos probando una mezcla de antioxidantes y antiinflamatorios en forma de c√°psulas que los voluntarios tomar√°n con sus alimentos: ‚ÄúLa mitad de ellos no tomar√°n nada y la otra mitad tomar√° un c√≥ctel de c√°psulas, de ah√≠ el nombre del estudio, en principio para contrarrestar las repercusiones de la ingravidez‚ÄĚ.

Si despu√©s de todo lo dicho sigues pensando que estar dos meses en la cama es un trabajo a tu medida, no dudes en presentarte. En ese caso ser√° un peque√Īo descanso para el hombre y, qui√©n sabe, quiz√°s un sue√Īo gigante para la humanidad. [ScienceAlert]