¬ŅDe verdad crees que no hay maldad en ti? Estos 21 hombres reclutados en una prisi√≥n pensaron exactamente lo mismo¬†

Unas 100 personas hacen cola en una fr√≠a ma√Īana de la primavera de 1971. La mayor√≠a no tienen ni idea de lo que hacen all√≠, pero en el anuncio dec√≠an que se pagaba bien, y encima iban a formar parte de un estudio cient√≠fico que quiz√°s alg√ļn d√≠a los har√≠a famosos. Y as√≠ fue, aunque no como ellos esperaban.

El experimento que demostr√≥ lo f√°cil que es convertir a ni√Īos en aut√©nticos nazis (en tan solo cuatro d√≠as)

Posiblemente, cada a√Īo surge la misma pregunta en cientos de clases de historia cuando llega el momento de explicar el nazismo: ¬ŅC√≥mo pudieron los ciudadanos alemanes (sobre todo los no jud√≠os) permitir que avanzara el movimiento? En 1967 un profesor quiso demostrarlo en la pr√°ctica.

El horror de Tuskegee: cómo se originó el estudio médico más infame y racista de la historia de Estados Unidos

Cuando hablamos de ciencia, medicina y horror, muchas miradas se dirigen a una misma época del pasado (no hace tanto de ello), donde ocurrió el, posiblemente, más infame de los estudios de investigación médica de Estados Unidos. Toda una generación de trabajadores quedaron marcados para siempre.

Cómo 12.000 toneladas de cáscara de naranja transformaron un paisaje devastado en un exuberante bosque 

Dicen que la naturaleza es sabia, y esta historia es el mejor ejemplo. En la d√©cada de los 90, un grupo de investigadores se embarc√≥ en un curioso experimento con toneladas de residuos de alimentos en un terreno desolado. 20 a√Īos despu√©s, tuvieron que viajar dos veces al mismo lugar porque no lo reconoc√≠an.

El esperma de ratones que sobrevivió en el espacio es una gran noticia para el futuro de la humanidad

El experimento japon√©s Space Pup ha sido un √©xito. El esperma de rat√≥n que pas√≥ m√°s de nueve meses en √≥rbita se ha utilizado para producir una camada de ratones sanos. El resultado nos permite so√Īar con un futuro donde la reproducci√≥n de mam√≠feros en colonias espaciales puede ser posible.

Científicos buscan a 24 hombres para pagarles 16 mil euros por estar 2 meses en la cama

Es posible que hayas tenido que leer dos veces el titular, obviamente no es tan fácil. O sí, depende. Los científicos del Space Medicine and Physiology en Francia van a pagar esos 16 mil euros por pasar dos meses en la cama. Pero serán 60 días sin poder salir de allí y en unas condiciones de estudio.

50 a√Īos despu√©s, repiten el experimento de Milgram: somos capaces de hacer da√Īo solo por obedecer √≥rdenes

En 1961 se llev√≥ a cabo uno de los experimentos m√°s controvertidos de la historia de la psicolog√≠a. Milgram comenzaba su estudio sobre los ‚Äúpeligros de la obediencia‚ÄĚ con un resultado atroz para el ser humano. Hoy, m√°s de 50 a√Īos despu√©s, el experimento se ha vuelto a realizar con los mismos resultados.

El día que los rusos crearon perros con dos cabezas y los resucitaban de entre los muertos

A principios de la d√©cada de los 50 un peque√Īo grupo de personas pudo contemplar la monstruosidad. Tras tres horas de operaci√≥n, el pastor alem√°n por fin empezaba a parpadear. Una hora m√°s tarde, el adorable perro pod√≠a mover la cabeza. Al d√≠a siguiente el doctor Demikhov se sinti√≥ una deidad. El perro no s√≥lo pod√≠a‚Ķ

Hacer dieta hasta enloquecer: los 36 hombres que estudiaron cómo afecta el hambre al cerebro

Comenz√≥ cuatro meses despu√©s de que se iniciara el experimento. Hasta principios del mes de julio de 1945, Lester Glick no hab√≠a experimentado ning√ļn problema a la hora de visitar restaurantes ‚Äúpara ver comer a la gente‚ÄĚ. Hab√≠a seguido al pie de la letra la ‚Äúregla de los amigos‚ÄĚ. Ese d√≠a, al igual que en d√≠as‚Ķ

Lo llamaban clever Hans: el caballo matemático que desafió a los científicos

Verano de 1904 en una casa de campo al norte de Berl√≠n. Durante las √ļltimas semanas se hab√≠a corrido el rumor de que all√≠ ten√≠a lugar un espect√°culo inaudito. A las doce en punto de la ma√Īana el profesor retirado Wilhelm von Osten sal√≠a con su caballo Hans para demostrar las habilidades extraordinarias del animal.‚Ķ

Como arruinar la vida de un mono intentando convertirlo en un ser humano

Antes de que fuera un adolescente, Nim ya se hab√≠a pegado sus juergas. El clima de libertad en el que estaba siendo criado ‚Äďen el seno de una familia hippy de la costa este en los a√Īos 70- hab√≠a modificado su condici√≥n. Poco antes de que el experimento diera un giro radical, Nim hab√≠a probado algunas drogas, fumaba e‚Ķ

Mi hermana era un chimpancé y nadie me lo dijo: el experimento Kellogg

Es muy posible que de todas las experiencias extra√Īas e inusuales jam√°s sufridas por un mono, la historia de la peque√Īa chimpanc√© Gua sea la que cope todas las listas. Hace ya bastante de eso, pero a√ļn hoy, ni de lejos existe una experiencia tan marciana como la ocurrida desde el 26 de junio de 1931. Ese d√≠a y con tan‚Ķ

El caso cient√≠fico de la mujer que acud√≠a regularmente a la consulta del m√©dico para tener m√ļltiples orgasmos

Alemania, 1949. Como todos los mi√©rcoles, Ana acude a la consulta del m√©dico. Siempre por la ma√Īana y nunca antes de desayunar. Cuando llega acude a su habitaci√≥n, se pone todos los cables alrededor del cuerpo y espera el momento de que los investigadores Klumbies y Kleinsorge est√©n preparados al otro lado del espejo‚Ķ

El experimento de las cartas perdidas: ¬Ņde qu√© ser√≠as capaz cuando nadie te observa?¬†

Una ma√Īana de 1963 Ron Smith, natural de Connecticut, se levanta por la ma√Īana a comprar en el supermercado. Cuando sale de su casa se encuentra en el suelo de la calle una carta con sello dirigida a los amigos del partido nazi. La carta ten√≠a direcci√≥n y parec√≠a que se le hab√≠a ca√≠do al cartero en alg√ļn momento.‚Ķ

Viaje a la locura estando cuerdo: el experimento que cambió los diagnósticos psiquiátricos

Llevaba meses prepar√°ndolo y el d√≠a hab√≠a llegado. En las √ļltimas semanas hab√≠a dado el paso definitivo: no se hab√≠a lavado los dientes ni el cuerpo, tampoco se hab√≠a afeitado. Adem√°s, el d√≠a de su marcha se puso ropa completamente sucia. Horas despu√©s su mujer lo deja en la esquina que conduc√≠a a la que ser√≠a su‚Ķ

El hombre que vivió a 100 metros bajo tierra para averiguar hasta qué punto dependemos del Sol

Pocas cosas pueden resultar más claustrofóbicas que la idea de enterrarnos y mantenernos durante un prolongado espacio de tiempo en la oscuridad de un espacio cerrado. A Michel Siffre nadie le obligaría a ello. Este espeleólogo se sometió a sí mismo a dos meses de completo aislamiento bajo una cueva subterránea. Una…