Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Científicos del MIT descubren el secreto para partir spaghetti en dos mitades sin que se rompan en pedazos

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Jéshoots (Pexels)

Los spaghetti se hierven enteros, pero hay gente que prefiere partirlos en dos mitades para meterlos en la olla. El problema de hacer esto es que normalmente terminas con la cocina cubierta de pequeños fragmentos de pasta seca. ¿Es posible partir spaghetti sin que se rompan? El MIT ha descubierto la forma.

Advertisement

La cuestión de por qué los spaghetti son tan quebradizos cuando se los somete a presión en un punto determinado no es nueva. Ya fascinó al premio Nobel de Física Richard Feynman, pero la respuesta a este curioso fenómeno no llegó hasta 2005. Ese año, un grupo de científicos franceses descubrió cuál era el problema: sacudidas.

Advertisement

Cuando aplicas presión a un spaghetti, este se dobla hasta un punto en el que alcanza su límite de elasticidad y se rompe. El problema es que, cuando se parte en dos, las dos mitades recuperan violentamente la forma recta. La reacción de enderezarse es tan potente que envía vibraciones a lo largo de su estructura, a menudo provocando nuevas roturas.

Se conoce el problema, pero ¿y la solución? Un equipo del MIT se ha puesto a ello analizando la manera en la que se rompen los spaghettis. Para ello han construido una pequeña máquina que los dobla lentamente y han analizado las pruebas mediante cámaras de alta velocidad. ¿La solución al enigma? Retorcelos. Al aplicar una torsión de 270 grados a la pasta y doblarla, esta se rompe de manera limpia sin que salten más fragmentos. El ángulo de torsión es consistente con diferentes grosores de pasta.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Foto: (Heisser et al. / MIT

Los investigadores explican que, al retorcer la pasta, las vibraciones que se generan al romperse por primera vez se canalizan en el movimiento de torsión, generando menos tensiones en la estructura.

Advertisement

Todo esto puede parecer un poco innecesario, pero el descubrimiento tiene muchas aplicaciones en física de materiales. El modelo matemático que el MIT ha creado gracias a ver cómo se rompen los spaghettis ayudará en multitud de análisis estructurales a la hora de prevenir fracturas en cadena. En cuanto a su vertiente culinaria, como truco de cocina es bastante pobre porque es muy difícil retorcer un manojo de spaghetti 270 grados sin que se nos rompa, pero al menos minimizaremos los trocitos que salen despedidos. [PNAS vía Science Alert]

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter