Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Científicos descubren azúcar en varios metoritos y ahora no hago más que preguntarme a qué saben

1.5K
3
Save
Un científico analizando un fragmento del meteorito Murchison.
Foto: United States Department of Energy (Wikimedia Commons)

Un grupo de investigadores ha encontrado pruebas de la existencia de moléculas de azúcar en meteoritos primitivos, según un nuevo estudio. Ahora, si no es mucho pedir, me gustaría ver a qué saben esas rocas.

Sí, entiendo que el azúcar es una familia de moléculas que consiste en algo más que las moléculas de sacarosa que uso para aderezar mi café de por las mañanas. De hecho, la ribosa, una de las moléculas de azúcar que han encontrado en estas rocas, es una molécula biológica esencial que sirve para fabricar el material genético. No me importa. Quiero lamer una de esas rocas.

Advertisement

Los investigadores que han participado en este estudio desde Japón y Estados Unidos analizaron tres condritas carbonáceas (un tipo de meteorito que tiene trazas de carbono), algunos de los meteoritos que menos han cambiado desde los orígenes del sistema solar. Entre ellas estaba el meteorito Murchison, uno de los meteoritos que más han sido estudiados en la Tierra, una roca de más de 100 kilos que cayó en Australia en 1969. Analizaron muestras de estos meteoritos en el laboratorio en busca de azúcares, y han encontrado al menos cuatro tipos de moléculas de azúcar: ribosa , arabinosa, xilosa y lyxose. Una búsqueda rápida en Google indica que las cuatro moléculas tienen un sabor dulce y placentero.

Más tarde, midieron la fracción de carbono-13, una versión ligeramente más pesada de carbono, que contenían estas moléculas. En algunas de las muestras, había una cantidad de carbono 13 mayor de lo que podríamos encontrar en las moléculas sacadas de plantas o de tierra, lo que demuestra que estas moléculas podrían tener origen extraterrestre. Los investigadores publicaron sus resultados esta semana en Proceedings of the National Academy of Sciences. 

Para casi todo el mundo, la ribosa es importante por ciertas razones aparte de su sabor, y es que forma la columna vertebral del ácido ribonucleico (ARN), el material genético utilizado por nuestras células para producir las proteínas que nos hacen ser quienes somos. Encontrar ribosa en estos meteoritos tan antiguos puede ser una prueba más de que podríamos estar relacionados con las estrellas, puesto que las moléculas que nos han traído aquí podrían haberse formado durante los primeros días del sistema solar. Los científicos piensan que estos azúcares se forman debido a algo similar a la reacción de la formosa”, que convierte una clase de moléculas llamadas aldehídos en azúcares cuando están en presencia de calor y de moléculas alcalinas.

Los azúcares se unen a una gran variedad de moléculas orgánicas que se encuentran en las condritas carbonáceas, entre las que se incluyen los aminoácidos, que producen proteínas, y las nucleobases, que el ARN utiliza para codificar datos. Parece que se podría construir una molécula de ARN entera solo con las cosas que hay en estos meteoritos.

Advertisement

Pero volvamos al quid de la cuestión. Entiendo que en estos meteoritos solo hay una pequeña cantidad de azúcar. Pero sé que los geólogos lamen rocas todo el tiempo. Y ahora, solo pienso en que los meteoritos podrían ser una verdadera bomba de sabor. Los aminoácidos tienen una amplia variedad de sabores, desde ácidos hasta salados. Si añades toda esta retahíla de azúcares, prácticamente te queda una comida gourmet. Así que, por favor, que alguien me deje lamer una de esas rocas espaciales.

Share This Story

Get our newsletter