En Turquía hay una pequeña región llamada Yanartas donde las piedras arden. Se trata de un conjunto de fisuras en la roca de un monte por donde se filtra gas metano que alimenta el fuego. Se cree que estas llamas llevan miles de años ardiendo, y que incluso inspiraron al poeta griego Homero para imaginar la quimera mitológica. Un grupo de geólogos por fin ha logrado determinar de dónde sale el metano que mantiene estas llamas eternas.

Un equipo dirigido por Giuseppe Etiope, del Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología de Roma cree que el origen del metano está, sorprendentemente, en la propia piedra de Yanartas, también conocido como Monte Quimera. En la naturaleza, el metano es un gas derivado de la putrefacción anaeróbica (sin la presencia de aire) de las plantas. El metano puede llegar a producirse en ausencia de los diferentes microorganismos que lo generan, pero para ello hacen falta temperaturas mucho más altas que las de la zona.

Advertisement

Etiope y su colega Artur Ionescu de la Universidad Babes-Bolyai en Rumanía creen que la clave está en un metal muy poco común llamado rutenio. Las rocas de Yanartas son ricas en este elemento químico emparentado con el platino. Diferentes experimentos de ambos geólogos han probado que el rutenio actúa como catalizador para generar metano sin la presencia de microorganismos.

Advertisement

Aparte de explicar por fin el origen de las fascinantes llamas de Yanartas, el hallazgo aporta un nuevo indicador para localizar yacimientos naturales de hidrocarburos. Los turistas que visitan esta bonita zona, sin embargo, siempre pueden elegir quedarse con la explicación de que las llamas marcan el lugar donde nació la terrible Quimera. [Geofluids vía New Scientist]

Fotos: Dimos y NCG / Shutterstock

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)