Identifican la temperatura mĂ­nima para la existencia de vida. La cifra es -20ÂșC. Por debajo de esa temperatura, los organismos unicelulares se deshidratan y entran en un estado vitrificado que les impide cumplir sus funciones vitales, entre ellas, reproducirse. Por debajo de -20ÂșC, por tanto, no hay vida en la Tierra. El estudio, elaborador por cientĂ­ficos del British Antartic Survey, se ha publicado en la revista cientĂ­fica PLoS One.