Uno casi puede imaginarse a los investigadores de la Universidad de Adelaida, en Australia, mirando ese armario de la cocina lleno a rebosar de bolsas de plástico del supermercado y preguntándose ¿Qué demonios hacemos con esto? Lo que han hecho es algo tan increíble como nanotubos de carbono.

No es la primera vez que se consigue este proceso. CientĂ­ficos del Instituto Nacional Argonne, en Illinois, lograron fabricar este nanomaterial a partir de bolsas ya en 2009. El problema es que, para ello, requerĂ­an usar generosas cantidades de Cobalto como catalizador, y el Cobalto es un material caro.

El equipo de Adelaida ha dado con un proceso más sencillo, barato, y que logra más supermaterial con menos bolsas. Básicamente consiste en vaporizar el plástico de las bolsas sobre membranas de aluminio que son las encargadas de atrapar las moléculas de carbono.

Los nanotubos de carbono son un material basado en nanoestructuras cilíndricas de átomos de carbono. Es famoso por su inusual resistencia y capacidad para conducir el calor y la electricidad.

Advertisement

Los científicos apenas han empezado a idear usos para esta sustancia que puede revolucionar sectores como el de las baterías. Cuando los nanotubos entren de lleno en la fabricación de nuevos dispositivos tendrán una fuente barata y viable de materia prima que, además, servirá para reciclar bolsas. [PhysOrg]