Vantablack S-VIS. Surrey NanoSystems

Hace varios años los científicos presentaban Vantablack, el material más negro del mundo donde ni siquiera podían verse sus contornos. Para que nos hagamos una idea, el material es tan oscuro que los espectrómetros no pueden medirlo. Ahora han descubierto cómo pintar con él y el resultado asusta.

Advertisement

Fue en el 2014 cuando un grupo de científicos británicos anunciaban Vantablack. Tal y como explicaban entonces, el color negro se produce cuando un material absorbe todas las longitudes de onda de la luz sin rebotar ninguna, pero hay diferentes grados. Vantablack solo refleja un 0,035% de la luz que le llega gracias a una cobertura de nanotubos de carbono que atrapan prácticamente toda la luz.

Poco después era declarado oficialmente como el material más oscuro jamás producido en un laboratorio, uno capaz de absorber el 99,96% de la luz ultravioleta, visible e infrarroja. Desde entonces, el equipo detrás del invento ha aumentado su negrura, llegando a conseguir a principios del 2016 un material que ningún espectrómetro en el mundo era lo suficientemente poderoso como para medir la cantidad de luz que absorbe.

Vantablack para masas

Lo que han desarrollado ahora es una versión de Vantablack que llegue al gran público. ¿Cómo? El equipo ha lanzado una especie de spray que no es tan negro como su última versión (en este caso sólo bloquea el 99,8 por ciento de la luz ultravioleta, visible e infrarroja) pero lo suficiente como para jugar con las dimensiones de los objetos cuando se observa.

En cuanto a su funcionamiento, tal y como explicábamos, en su forma original y negra Vantablack no es una pintura, un pigmento o una tela, en realidad es un revestimiento especial hecho de millones de nanotubos de carbono, cada uno midiendo alrededor de 20 nanómetros (aproximadamente 3.500 veces más pequeño que un cabello humano) de 14 a 50 micras.

Vantablack S-VIS. Surrey NanoSystems

Para que nos hagamos una idea, 1 nanómetro es igual a 0.001 micras. Por lo que una superficie de Vantablack de tan sólo 1 cm cuadrado contendría alrededor de 1.000 millones de estos diminutos nanotubos. Según los investigadores, cuando la luz llega a esta disposición entra en las pequeñas lagunas entre los nanotubos y queda atrapada en ellos:

Advertisement

Advertisement

La casi total falta de reflectancia crea una superficie casi perfecta en negro. Para entender este efecto, trate de visualizar cómo es caminar a través de un bosque en el que los árboles son alrededor de 3 km de altura en lugar de los habituales 10 o 20 metros. Es fácil imaginar cuán poca luz, si es que hay alguna, llegaría a tener.

En cuanto a nuestra perspectiva, Vantablack es tan oscuro que es casi imposible de percibir para el ojo humano. Para ello necesitamos de un cierto orden de luz reflejada con el que nuestro cerebro pueda procesar lo que tiene delante. Por esta razón los investigadores dicen que la mayoría de la gente que observa el material se confunde, incluso muchos piensan que están ante un agujero sin fondo.

Esta nueva versión en spray recibe el nombre de Vantablack S-VIS y es fácil elucubrar el potencial que podría tener. Los mismos científicos hablan de un futuro donde podría implementarse en maquinaria militar. Mientras y para el resto de los mortales, lo que tenemos delante es una de esas extrañas maravillas de la ciencia moderna. En este caso con el negro más negro de los negros que hayamos visto en nuestra vida. [ScienceAlert]