Image: ESO / M. Kornmesser

El 19 de octubre de 2017, el telescopio Pan-STARRS1 detectó un visitante del espacio interestelar: el asteroide Oumuamua. Desde entonces, los investigadores han estado estudiando todo lo referente a un cuerpo extraño que jamás se había observado desde la Tierra. Ahora parece que han descifrado de dónde venía.

Para ser más exactos, una nueva investigación publicada en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society ha encontrado que Oumuamua muy probablemente provino de un sistema estelar binario. Según el investigador principal, Alan Jackson:

Es notable que ahora hayamos visto por primera vez un objeto físico fuera de nuestro Sistema Solar. También es realmente extraño que el primer objeto que vimos fuera de nuestro sistema fuera un asteroide, porque un cometa sería mucho más fácil de detectar y el Sistema Solar eyecta muchos más cometas que asteroides.

Advertisement

Un sistema estelar binario, a diferencia de “nuestro” Sol, es uno con dos estrellas orbitando alrededor de un centro común. Para llevar a cabo el estudio, Jackson y sus colegas se propusieron probar lo eficientes que son los sistemas estelares binarios en la eyección de objetos. También analizaron lo comunes que pueden llegar a ser estos sistemas estelares en la Galaxia.

Así fue como descubrieron que los objetos rocosos como Oumuamua tienen muchas más probabilidades de provenir de sistemas binarios que de estrellas individuales. También pudieron determinar que los objetos rocosos son expulsados ​​de sistemas binarios en números comparables a objetos helados.

Advertisement

Una vez que determinaron que los sistemas binarios son relmente eficientes para expulsar objetos rocosos, y que existe un número suficiente de ellos, el equipo se convenció de que el asteroide muy probablemente provenía de un sistema así. También concluyeron que probablemente provenía de uno con una estrella de masa relativamente alta y caliente, ya que un sistema de este tipo tendría una mayor cantidad de objetos rocosos más cerca. 

Los investigadores sugieren que es muy probable que el asteroide haya sido expulsado de su sistema binario en algún momento durante la formación de los planetas, además “la órbita de Oumuamua tiene la mayor excentricidad jamás observada en un objeto que pasa a través de nuestro Sistema Solar”, señala Jackson.

Dicho esto, las principales preguntas sobre el asteroide interestelar se mantienen. Para los científicos como Jackson, ser capaces de observar objetos como estos puede arrojar pistas importantes sobre cómo funciona la formación de planetas en otros sistemas estelares. [EurekaAlert]