Foto: KRoark / Flickr, bajo licencia Creative Commons.

Entre 2011 y 2015, Coca-Cola y Pepsi se gastaron cuantiosas sumas de dinero en patrocinar a mĂĄs de 96 organizaciones cientĂ­ficas y mĂ©dicas. EstĂĄ muy bien si no fuera por un detalle. El objetivo de ambas multinacionales no era precisamente promover la ciencia, sino silenciar posibles estudios que airearan la relaciĂłn entre el exceso de azĂșcar y enfermedades como la diabetes o la obesidad.

Advertisement

La prĂĄctica no es nueva. En su dĂ­a, la industria tabaquera tambiĂ©n pagĂł millones de dĂłlares para tratar de blanquear los efectos nocivos del tabaco. La actividad de Coca-Cola y Pepsi es tan extensa que se conoce como el lobby del azĂșcar,pero nunca hasta ahora se habĂ­a cuantificado. Un nuevo estudio publicado por cientĂ­ficos de la Universidad de Boston en la revista American Journal of Preventive Medicine ha hecho precisamente eso. SegĂșn sus conclusiones, la inversiĂłn en patrocinios de Coca-cola y Pepsi no solo ha sido amplia, sino que prĂĄcticamente siempre ha estado orientada a minimizar el impacto de estudios que les perjudicaban.

SegĂșn el estudio, el 97% de los patrocinios se realizĂł de manera previa a la publicaciĂłn de estudios que relacionan el consumo de bebidas azucaradas con enfermedades como la diabetes o la obesidad. Entre las organizaciones financiadas estĂĄ la AsociaciĂłn de Diabetes de Estados Unidos, la FundaciĂłn de InvestigaciĂłn de la Diabetes Juvenil, o la Sociedad Americana de CĂĄncer. TambiĂ©n contribuyeron en asociaciones de mĂ©dicos, la Cruz Roja, y hasta el Centro de Control de Enfermedades.

Es especialmente significativo el caso de la ONG Save The Children, que promoviĂł muy activamente la aprobaciĂłn de un nuevo impuesto sobre el azĂșcar hasta 2010, en que dejĂł de hacerlo. En 2009 recibiĂł una inyecciĂłn de cinco millones de dĂłlares donados por Coca-Cola y PepsiCo.

Advertisement

No solo ocurre en Estados Unidos. Como recogen en el diario El PaĂ­s, un equipo de cientĂ­ficos españoles realizĂł un estudio en 2013 que alertaba sobre el sesgo que provocan los patrocinios de Coca-Cola o Pepsi en la investigaciĂłn sobre los efectos de sus bebidas. Hace solo unas semanas se descubriĂł que Coca-Cola habĂ­a pagado a la Universidad de Harvard para eximir el azĂșcar de la incidencia de las enfermedades cardiovasculares y acusar solo al consumo de grasas saturadas.

La OrganizaciĂłn Mundial de la Salud recomienda que solo entre un 5 y un 10% de las calorĂ­as que ingerimos al dĂ­a provengan directamente del azĂșcar. En un adulto sano, eso son unos 25 gramos de azĂșcar al dĂ­a. Una lata de Coca-Cola aporta 39 gramos. Hagan sus cuentas. [American Journal of Preventive Medicine vĂ­a El PaĂ­s]

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.