Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Lo que estás a punto de ver parece un truco de magia, pero no, es puro experimento científico. Y relativamente simple: con una placa metálica, sal (o arena) y un generador de frecuencias de audio, es posible crear fascinantes mosaicos geométricos que surgen de la nada. ¿Cómo es posible?

Advertisement

Basta conectar un generador de frecuencias de sonido a un altavoz y a una placa metálica sobre la que se añade sal. Al variar la frecuencia, las ondas hacen que los granos de sal se reagrupen creando fascinantes mosaicos geométricos.

Advertisement

Cada frecuencia produce un mosaico concreto, es como si estuviéramos creando un mapa del sonido, un ballet de sal moviéndose al compás de las ondas. Disfruta. [vía Brusspup]

Actualización: el lector de Gizmodo azathoth000 ha probado el experimento en plan casero, y nos ha enviado este fantástico vídeo, y sí, funciona. Ha utilizado una app de generador de frecuencias en el móvil, un altavoz, y la tapa de una caja de cartón. Voila! Gracias a azathoth000 por probar!

Share This Story

Get our newsletter