Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Cómo evitar que te salgan callos al levantar pesas

14.4K
40
Save

Probablemente estemos ya más que acostumbrados a los callos de nuestros pies, pero si levantas pesas frecuentemente o si trabajas con otras máquinas de gimnasio es muy probable que aparezcan también sobre tus manos. Su cuidado es muy parecido al de cualquier otro tipo de callo, pero por su pequeño tamaño y su delicada posición es necesario un poco de cuidado adicional.

No dejes que se hagan demasiado grandes

Un gran callo en el pie no es necesariamente un problema. Si no te molesta, puedes dejarlo ahí, que no te pasará nada.

Advertisement

Pero si dejas que un callo de tu mano se quede demasiado seco, puede ser que te arranques la piel en medio de un ejercicio. Así ten cuidado: tan pronto como notes que se te está formando un callo, deberías de hacer algo al respecto

Límalo con mucho cuidado

La mejor manera de limar un callo es hacer que se ablande con agua (aprovecha y date un buen baño) y desgastarlo con un instrumento apropiado. Por lo general, una lima de uñas no será suficiente, pero una piedra pómez sí podría funcionar. ¿Sigue sin ser suficiente? Prueba con una de esas limas que parecen un rallador de queso. La asociación comida/pie da un poco de asco, pero he oído que esas limas son realmente buenas.

No pasa nada por usar tus uñas para raspar un callo. Tengo un amigo que lo hizo con una cuchara (espero que no fuese el lado que se mete en la boca). Si has humedecido el callo, probablemente no necesites nada afilado para limarlo. Hay cuchillas especiales para callos, pero ten cuidado y no te cortes.

Cuida el agarre al levantar pesas

No puedes prevenir por completo que se te formen callos, pero sujetar de forma correcta la barra puede reducir la fricción y la presión que acaba creándolos. Muchos levantadores de pesas que sean principiantes pensarán que se soluciona con un par de guantes, pero tienen sus problemas añadidos, y pueden acabar por empeorarlo todo.

Advertisement

Fíjate en la posición de tu mano. Coloca la barra entre la palma y los dedos, no en el centro de la palma. Esto evitará que la piel de la parte superior de tu palma quede aprisionada debajo de la barra. Seguirás teniendo algunos callos, pero bastantes menos que si agarrases la barra de manera diferente.

También hay otros trucos si lo tuyo no es por levantar pesas. Si saltas mucho a la comba, busca cuerdas con las asas acolchadas. Si se te escurre la barra al agarrarla, prueba con algo de magnesio o con correas para poder sujetarte a la barra con mayor firmeza. Tus manos acabarán notando la diferencia.

Share This Story