Tubos utilizados para contener embriones congelados. AP

El d√≠a 25 de noviembre del 2017 ocurri√≥ algo ins√≥lito. Nac√≠a en Tennessee Emma, un beb√© que fue concebido hac√≠a 24 a√Īos, un a√Īo despu√©s (18 meses para ser exactos) de que naciera la propia madre. Esto ha sido posible gracias a que el embri√≥n fue congelado.

Tina (26 a√Īos) y Benjamin Gibson no pod√≠an tener hijos biol√≥gicos propios. La pareja de Tennessee se cas√≥ hace siete a√Īos, y tras acudir a varios m√©dicos llegaron a la conclusi√≥n de que nunca los tendr√≠an porque Benjamin ten√≠a fibrosis qu√≠stica, una dolencia que a menudo resulta en infertilidad.

Meses después, el padre de Tina les sugirió la adopción de embriones, a través de la cual las parejas donan sus embriones congelados sobrantes a otras parejas que intentan concebir mediante la fecundación in vitro. Así fue como decidieron ir al Centro Nacional de Donación de Embriones en Knoxville.

Bajo este m√©todo se dan beb√©s nacidos de un embri√≥n almacenado en una cuba de nitr√≥geno l√≠quido. Una forma de reproducci√≥n asistida que no es tan rara como puede parecer, de hecho, los cient√≠ficos han estado haciendo esto desde 1984, aunque el uso de un embri√≥n congelado durante 24 a√Īos es algo que jam√°s hab√≠a pasado. Antes de esto, el registro anterior era con un embri√≥n congelado de 20 a√Īos.

Imagen: Science Photo Library

Advertisement

En n√ļmeros, la adopci√≥n de embriones ha resultado en m√°s de 7.000 nacimientos, seg√ļn los datos de Embryo Adoption Awareness Center. El procedimiento a menudo es m√°s exitoso que la fecundaci√≥n in vitro t√≠pica, y los embriones generalmente provienen de parejas que ‚Äúhan completado sus familias y quieren dar a estos embriones restantes una oportunidad de vida‚ÄĚ, se√Īala a TIME la doctora Carol Sommerfelt.

Las estad√≠sticas muestran que se da una tasa de embarazo del 57% y una tasa de nacidos vivos del 49%, en comparaci√≥n con la tasa de nacidos vivos de aproximadamente el 40% para las mujeres menores de 35 a√Īos que se someten a la fecundaci√≥n in vitro en Estados Unidos.

Sea como fuere, el caso de Emma es √ļnico y supone todo un r√©cord para la medicina. Un beb√© sano naci√≥ despu√©s de mantenerse congelado su embri√≥n m√°s de dos d√©cadas, tanto, que se ha dado la fascinante coincidencia de que la madre naci√≥ 18 meses antes de que este fuera concebido. [TIME, CNN]