Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Cómo hacer que tus hijos se vayan a dormir: la guía definitiva de 0 a 13 años

13.3K
4
1
Imagen: Peter Oslanec (Unsplash

El sueño interrumpido es una de las realidades de convertirse en padre. Incluso si terminas teniendo mucha suerte con un bebé que duerme toda la noche, eso no es garantía de que los desafíos no se presenten más adelante, como negarse a dormir una siesta siendo un niño o que parezca que nunca ha dormido lo suficiente cuando es un adolescente.

La mayoría de los padres aprenden de la manera más difícil que el sueño está terriblemente subestimado. Antes de tener un hijo seguramente pensabas que te importaba dormir, pero no era la actividad más preciosa, esquiva y prioritaria por la que matarías… después de que nace el niño. Al mismo tiempo, los bebés, los niños pequeños, los niños en edad escolar y los adolescentes no parecen apreciar el sueño en absoluto, a pesar de que es fundamental para su desarrollo. Si bien cada niño es diferente y no podemos cubrir tanto como todos los libros escritos sobre este tema, hemos aprendido algunas lecciones a lo largo de los años y hemos recurrido a un par de profesionales del sueño para que nos aconsejen sobre este tema tan importante.

Advertisement

Pero antes, veamos a Samuel L. Jackson leer este libro (ahora) clásico para dormir:

¿Preparados? Entonces comencemos para que estos niños se vayan a dormir ya.

La fase “¿Volveré a dormir?”: desde el nacimiento hasta el primer año

Imagen: Zach Vessels ((Unsplash

Los bebés recién nacidos y los niños pequeños necesitan alimentarse cada pocas horas porque sus diminutos estómagos no pueden contener tanta comida. Esto está directamente al otro lado de la acera de nuestra necesidad de dormir durante toda la noche. A menos que puedas permitirte que alguien más amamante a tu hijo, no hay forma de escapar de la alimentación durante las 24 horas. Esto es lo que podrías tratar de hacer durante este período de mayor privación de sueño:

  • El bebé se despierta gritando cada pocas horas. Esto viene de fábrica (ver capacidad del estómago arriba). Si tienes una pareja u otra ayuda, es muy importante que prepares al equipo para que sea más soportable: cambia quién tiene que levantarse para cada otra alimentación. (Si estás amamantando, eso significa que tiene que bombear leche “extra” para omitir la alimentación, lo que añade más inconvenientes. Hay formas de aumentar tu suministro de leche, pero aún es un trabajo que nadie te puede quitar). Además, recuerda el mantra: “Duerme cuando el bebé duerme”, y al diablo con todo lo demás.
  • Después de la alimentación, tu bebé no volverá a dormir. Los bebés no saben cuándo es de noche o de día, y no les importa. Cuando vienes a darles de comer, ellos asumen que es hora de jugar y tratan de mantenerte allí el mayor tiempo posible, porque los bebés están tramando sus pequeñas cosas. Para evitar esto, trata de ser lo más aburrido posible mientras tratas de ayudar al bebé a volver a dormir. Específicamente: en medio de la noche, mantén las luces apagadas y lo más tenue, debes ser silencioso y todo lo rápido que puedas.
  • Te duermes mientras amamantas. Eso no es un problema, es una solución! En serio, si está amamantando, recostarse es una de las mejores maneras de infiltrarse para descansar.
  • Tu bebé no se va a dormir o a la siesta aunque se supone que debe hacerlo. En primer lugar, comprueba lo obvio. ¿Necesitas cambiar el pañal? ¿Estás acostando al bebé en un ambiente propicio para dormir (el mismo tipo de cosas que necesitamos los adultos para dormir mejor)? ¿Está el bebé sobreestimulado (por ejemplo, un día completo de actividades y luego jugando al caballito justo antes de la hora de la siesta)? ¿Se ha saltado la siesta o se ha levantado demasiado tarde? El Dr. William Sears, experto en paternidad y salud infantil, ofrece varias sugerencias para ayudar a un bebé que se niega a dormir la siesta, como llevarlo en un portabebés o tomar una siesta con él.
  • Tu bebé no duerme toda la noche. Este puede ser el hito más importante, quizás, y la pregunta más importante de los padres: ¿Cuándo dormirá mi bebé finalmente toda la noche? La mayoría de los bebés te permitirán dormir una noche completa (siete u ocho horas sin interrupción) a partir de los tres meses de edad, según la Academia Americana de Pediatría, pero cada bebé es diferente. Si tu bebé no está cumpliendo, puedes intentar agregar más juegos activos durante el día y establecer un ritual más consistente para la hora de acostarse (por ejemplo, baño, canción, historia, cama). Una cosa que no ayudará es saltarse las siestas; suena como si tuviera sentido mantener a los bebés despiertos todo el tiempo posible para que duerman más tiempo por la noche, pero las siestas son esenciales para el crecimiento, el estado de ánimo y el sueño nocturno del niño. Entre las edades de seis y nueve meses, un bebé necesita dos siestas al día; la sobrestimulación y las siestas omitidas pueden causar siestas más cortas, luchar contra la hora de acostarse y despertarse durante la noche. El sistema del Dr. Harvey Karp podría ayudar a tu bebé a dormir más rápido y más tiempo: envuélvelo, colócalo sobre tu lado izquierdo para dormir, cálmalo con sonidos de silencio, balancéalo y asegúrate de que tengan algo para chupar. Además, debes saber que “dormir toda la noche” puede significar cualquier cosa, de 7 pm a 7 am o de 10 pm a 6 am, ¡toma lo que sea de sueño!
  • Tu bebé sigue despertándose. Comenzando alrededor de los ocho meses y hasta bien entrada la etapa del niño, los críos pueden comenzar a desarrollar ansiedad de separación. Esto significa que mientras duerme bien durante la noche, él o ella se resisten a irse a la cama y se despiertan más a menudo buscándote. Probablemente sea el momento más difícil, cuando tu hijo llora por ti y no estás seguro de si debes dejarlo “llorar” o ir a consolarlo. El experto en sueño, el Dr. Nitun Verma, dice que debes hacerlo de la manera más rápida y áspera o hacerlo lentamente, en cualquier caso ambos son dolorosos Depende de ti decidir qué método utilizar. Verma me asegura que es más difícil para los padres que para los bebés, en realidad.
Advertisement

Un caso especial es si tu bebé tiene cólicos. Es un problema particular, pero uno que puede afectar seriamente su sueño. El Dr. Scott Siege, pediatra certificado y director médico de Baystate Medical Practices - Quabbin Pediatrics en Ware, MA, dice que el cólico generalmente se diagnostica en niños de aproximadamente dos semanas a aproximadamente cuatro meses de edad como un llanto excesivo debido a que no se pueden identificar las causas subyacente. En muchos casos no debe explicarse como un cólico, porque hay una causa identificable, y los médicos intentan tratar las causas antes de atribuir el llanto a los cólicos. Sin embargo:

Una vez que se realiza el diagnóstico de cólico, los primeros pasos son tranquilizadores. Creo que es útil entender que el bebé está realmente bien y que podría no ser posible detener el llanto y que esto está bien. Recomiendo que los padres desarrollen una rutina para evaluar rápidamente al bebé por una causa cuando comienza a llorar. Esto puede ser “sostener, balancear, callar, revisar pañales, alimentar, etc.”. Si nada ayuda, entonces es posible que tenga que aceptar que el bebé va a llorar y el padre debe evitar sentirse abrumado por ello. Les propongo a los padres que si se sienten abrumados pueden colocar al bebé en un lugar seguro, como una cuna, y alejarse. Esto parece horroroso para muchos padres (y puede serlo para los lectores), pero un padre realmente puede beneficiarse de un momento para relajarse y luego regresar a su bebé de mejor humor, lo que los convierte en un padre mucho mejor en ese momento.

Sorprendentemente, los cólicos frecuentes se resuelven en un corto período de tiempo, dejando a ese hermoso bebé que el padre siempre esperaba tener.

Advertisement

Este es también el momento de mencionar que a veces, nada de esto funciona. Desafortunadamente, eso también es normal.

Ese puede ser el mensaje más importante para todos los padres en este rango de edad: esto pasará (y, mirando hacia atrás, demasiado rápido). Trata de ser paciente y amoroso, pero también consistente. Esto ayudará a enseñarle a tu hijo la importante habilidad de acostarse a dormir de manera independiente.

Advertisement

La fase “¿qué le pasó a tu siesta?”: De 1 a 6 años

En la fase anterior, solo debes intentar sobrevivir a la privación del sueño y, de ser posible, evitar inculcar malos hábitos de sueño. Más allá de la etapa de la infancia, se trata de establecer una rutina consistente a la hora de acostarse, como explica Verma (al igual que con los adultos). Esto es más fácil de decir que de hacer.

Advertisement
  • Establecer una rutina para la hora de acostarse. Al igual que con los adultos, evita las pantallas digitales durante el tiempo de relajación. Apaga las luces, abraza a tu hijo y agarra un libro. La Academia Americana de Pediatría recomienda los tres pasos: cepillarse los dientes, leer libros y acostarse, como rutina. Cuando le pregunté a mi hija cómo podían los padres ayudar a sus hijos a dormir, ella se hizo eco de esas sugerencias, agregando sus propias condiciones, por supuesto: “Acurrucarse con mamá toda la noche, leer el libro más largo que tiene, escuchar una historia que continúa hasta que el niño esté dormido”. Otros expertos dicen que la rutina debe durar entre 30 minutos y una hora antes de que el niño esté dormido. (Los niños necesitan alrededor de 10 a 11 horas de sueño más siestas durante los primeros tres años, luego de 10 a 12 horas para los niños grandes, según Babycenter).
  • Comienza la rutina lo suficientemente temprano. En realidad, no puede controlar cuánto duerme tu hijo, pero debes intentar comenzar la rutina aproximadamente a la misma hora todos los días. Si tu hijo muestra signos de cansancio frecuente, intenta mover la hora de inicio de la rutina 30 minutos antes.
  • Mantente consistente. Todos en la familia deben mantener la rutina, lo cual es difícil si los horarios de los padres son irregulares. Este es también un momento en que los niños pequeños comienzan a salir de la cama y los niños mayores comienzan a negociar para quedarse despiertos más tiempo. ¡Solo 10 minutos más! Trata de seguir el plan (tal vez incluso tengas un cuadro de calcomanías o un dibujo de la rutina en el dormitorio), ya que hacer los mismos pasos cada noche puede ayudar al niño a quedarse dormido más fácilmente dándole a su cuerpo indicaciones de que es hora de inducir el sueño .
  • Pero no lo estreses. Verma dice que si enfatizas la importancia de que tus hijos se vayan a dormir a tiempo, lo captarán y solo empeorará las cosas.
Advertisement

Otros problemas que pueden surgir en este momento pueden incluir el orinarse en la cama, para lo que el Dr. Sears puede ayudar a solucionar, y los miedos nocturnos, para los cuales la Fundación Nacional del Sueño ofrece consejos (me gustan las ideas de “etiqueta de linterna” y “spray de monstruo”).

La fase “ohhhh, encantado de conocerte de nuevo, a dormir”: de 7 a 12 años

Imagen: Annie Spratt ((Unsplash
Advertisement

A medida que crecen, los niños duermen mejor. (O eso me han dicho). A esta edad, se trata principalmente de mantener la rutina de la hora de acostarse y de practicar una buena “higiene del sueño”.

  • Mantener la rutina de acostarse. Es probable que la rutina cambie cuando tu hijo crezca y pueda acostarse, pero los principios básicos de pasar de las actividades activas a las actividades más tranquilas y desconectarse de los videojuegos y la televisión siguen vigentes.
  • Limita las actividades después de la escuela. Las actividades extracurriculares son importantes, pero muchas de ellas, junto con un montón de tareas, pueden empujar la hora de acostarse más y más tarde. Los niños de esta edad todavía necesitan entre 10 y 11 horas de sueño al día, aunque el promedio es de solo nueve horas.
  • No dejes que los fines de semana se estiren. La política de quedarse despierto hasta tarde “porque es fin de semana” podría poner en peligro el sueño de tu hijo la semana siguiente, así que intenta evitarlo si puedes.
Advertisement

La fase de “despierta, dormilón”: mayores de 13 años

Imagen: Malvestida Magazine ((Unsplash
Advertisement

La mayoría de los adolescentes no duermen lo suficiente. Necesitan hasta nueve horas, pero es casi imposible para ellos conseguirlo. Esto se debe a que los ritmos circadianos de los adolescentes se restablecen temporalmente, por lo que se convierten en búhos nocturnos: se duermen más tarde y se despiertan más tarde, dice Verma. Con el inicio temprano de la mayoría de las escuelas y más tareas que las que los padres pueden manejar, es una situación terrible. El autor David K. Randall, citado en Brain Pickings, nos ilumina:

Una broma cruel de la biología dice algo así: cuando un cuerpo adolescente atraviesa la pubertad, su ritmo circadiano esencialmente se desplaza tres horas hacia atrás. De repente, irse a la cama a las nueve o diez de la noche no es solo un obstáculo, sino una imposibilidad biológica. Los estudios de adolescentes de todo el mundo han encontrado que los cerebros de los adolescentes no comienzan a liberar melatonina hasta las once de la noche y siguen bombeando la hormona más allá del amanecer. Mientras tanto, los adultos tienen poca o ninguna melatonina en sus cuerpos cuando se despiertan. Con toda esa melatonina en el torrente sanguíneo, los adolescentes que se ven obligados a estar despiertos antes de las ocho de la mañana a menudo están apenas alertas y no quieren nada más que rendirse a las demandas de su cuerpo y volver a dormirse. Debido al cambio en su ritmo circadiano, pedirle a un adolescente que se desempeñe bien en unas clases tempranas es como pedirle que vuele por el país y se adapte instantáneamente a la nueva zona horaria, y luego haga lo mismo cada noche, durante cuatro años.

Advertisement

Solo hay algunas cosas que podemos hacer para ayudar:

  • Terapia de la luz azul. La luz azul puede aumentar el estado de alerta. Por lo tanto, las bombillas azules o las lámparas en la mañana podrían ayudar a tu hijo a adaptarse más fácilmente. (Verma dice que la longitud de onda más estudiada para ayudar a los búhos nocturnos es 470 nanómetros).
  • Reserva la cama sólo para dormir. Aconseja a tu hijo que tenga una buena rutina para acostarse (¡sí, aún!), Que podría incluir la lectura, pero preferiblemente no en la cama, explica Siege: “El acto de meterse en la cama puede usarse como un detonante final para que el cerebro diga ‘ Me voy a dormir ahora, ‘así que acostarme debería estar reservado para el momento en el que uno realmente se va a dormir”. Es un buen consejo para los adultos también.
  • Evita pantallas la hora antes de acostarse. Anima a tu hijo adolescente a mantener el teléfono fuera de la habitación (¡no te rías, todo es posible!).
  • Evitar los estimulantes. Per Siege: “La cafeína, el alcohol, el tabaco y, por supuesto, otras sustancias recreativas pueden interferir con el sueño adecuado y deben ser evitados por quienes luchan contra el insomnio”.
  • Presiona a tu escuela para tener horarios de inicio más tarde. Los estudios han demostrado que las escuelas que intentaron comenzar más tarde tenían estudiantes con mejor desempeño. Actualmente en Estados Unidos, 46 estados tienen al menos un distrito que ha movido la hora de inicio más tarde, y puede unirse al movimiento nacional para retrasar los tiempos de inicio de la escuela secundaria.
  • Establecer una hora para acostarse. De acuerdo con un estudio de 2019, incluso si son las 11:30 p.m., establecer una hora para acostarse con tu hijo podría significar un mejor sueño. NPR informa que es porque transmite el mensaje de que los padres sienten que dormir es importante. Sí, definitivamente lo hacemos (y lo anhelamos).

Share This Story